Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
31.918
BANDAS SONORAS
6.733
COMPOSITORES
6.872 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

¿CON O SIN MÚSICA?

25/05/2021 | Por: Conrado Xalabarder | 1 comentario
DEBATE

Conocemos las películas por cómo son, no por cómo pudieron haber sido pero no fueron, salvo cuando un director insatisfecho tiene y aprovecha la posibilidad de mostrar una versión alternativa (el director's cut), generalmente en DVD. En el cine casi siempre hay un plan B, o C o D y asi hasta la Z... ¿es que acaso solo un actor determinado puede representar un papel determinado, o un solo compositor específico hacer la música de una película? Dentro de la película cualquier escena o decisión musical siempre es susceptible de ser reconsiderada: una melodía válida no cierra la posibilidad que haya otra que, cumpliendo los requisitos dramáticos o narrativos, la pueda sustituir. Lo vemos, con bandas sonoras completas, en el caso de las que han sido rechazadas pero son accesibles y, por tanto, pueden ser comparadas: ¿la nueva ha mejorado el resto de la película, la ha empeorado o simplemente la ha hecho diferente? El debate está servido.

La que es probablemente la escena más famosa y memorable de la Historia del Cine -la ducha en Psycho (60)- es también susceptible de ser imaginada con una alternativa. Y creo que, de todas las posibles opciones, la única que podría competir con la que conocemos es aquella que no tuviera una nota de música. Viéndola sin música, la escena es absolutamente terrorífica. Aconsejo verla con las luces apagadas.

Tengo la impresión que sin música la escena es puro gore. No queda insonora, sino que precisamente lo que sucede es que se resaltan mucho más los efectos sonoros -también son artísticos- creados por los grandes William Russell y Waldon O. Watson (este último seis veces nominado al Oscar en su carrera): la cortina, el agua, los gritos y especialmente las desagradables (en solitario, muy desagradables) cuchilladas ocupan así un primer plano que con la música de Herrmann se relegaban a uno menos evidente. ¿Qué debió pensar Hitchcock?. Yo creo (lo supongo, claro) que en primera instancia debió adorar esa escena, al margen de que quedara insatisfecho con el resto del filme. Pero quizás en segunda instancia considerara que, así planteada, era demasiado fuerte para su época, porque una cosa es generar terror y otra bien distinta provocar mareos, desmayos, sensaciones desagradables e incómodas... basta con pensar que The Exorcist (73), trece años después, provocó exactamente eso en un público mucho más resistente que el de 1960 (y muchísimo menos que el de ahora, también). Es posible que en los setenta esta escena encontrara a su público, pero creo que el de 1960 la rechazaría de plano. Sin música es demoledora y fenomenal, y en el contexto del resto del filme funcionaría de maravilla.

Creo que la decisión de incluir la música respondió a la voluntad de aliviar la escena, aunque parezca contradictorio. No me cansaré de elogiar el resultado final y celebrar el acierto e inteligencia de Herrmann al incorporar muchas más puñaladas en la secuencia, tal y como mostré en el capítulo correspondiente de Lecciones de Música de Cine, que adjunto en este artículo. Pero con música la escena no es mejor ni tampoco peor, sino diferente. Y muy diferente, además. Que el asesinato se produzca sin música, solo con los sonidos manipulados de Russell y Watson le da a la secuencia una devastadora sensación realista, y creo que metería a los espectadores también en la ducha. Con la música, es Herrmann quien se mete en la ducha para acuchillar desde allí a los espectadores en sus butacas, como explico en el vídeo. No es lo mismo, sino muy diferente. Más ortodoxo (aunque genial) con la solución musical y seguramente demasiado avanzado a su tiempo con la alternativa.

Como pasa con tantas otras películas Psycho también podía haber sido diferente, sin alterar un fotograma, tan solo tomando otra decisión musical. La secuencia que conocemos  es gloriosa, pero la otra opción lo es también, ¡un Psycho gore! Me encantan las dos opciones, aunque creo que el paso del tiempo hace algo mejor la opción sin música. Con ella sigue siendo una obra maestra rotunda, pero creo que sin ella sería algo inolvidable.

Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Manuel Báez Duarte
Fecha de publicación: 25.05.2021
Sin música me hace sentir incómodo, es una escena que se vuelve muy realista, visceral. Casi como si se recreara en el asesinato, lo que me hace perder las ganas de seguir viendo la película. Ojo, es como dices, la escena es brutal y, pese a la censura de la época y no poder mostrarlo de forma más realista, es como mostrar la brutalidad del acto de una forma descarnada. Pero me parece menos artístico.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar