Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
29.810
BANDAS SONORAS
6.272
COMPOSITORES
6.461 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

¿DESAPARECERÁ EL CD DE BSO?

29/06/2020 | Por: Conrado Xalabarder
DEBATE

La pregunta que planteamos ronda desde hace muchísimo tiempo y desde luego no es baladí: a la mucho más que delicada situación que atraviesa desde hace años el mercado discográfico se une ahora el mazazo del Covid-19 y la crisis económica que ya se avisa que generará. ¿Podrán sobrevivir las discográficas a un mercado cada vez más exiguo y menos coleccionista? El número de personas que coleccionan bandas sonoras en formato físico mengua año a año y son varias las razones que es importante tener en cuenta. La primera es, probablemente, la más importante: el coste económico que muchos bolsillos ya no pueden permitirse. Esto, unido a que existen alternativas para hacerse con la música, revierte en un menor interés de cada vez más gente por desembolsar una cantidad de dinero que ya no consideran imprescindible.

La piratería y la enorme facilidad con la que la gente puede tener una banda sonora por descarga siempre ha jugado a la contra de las ediciones discográficas, pero a pesar de eso han resistido (no sin muchas dificultades) y el mercado ha seguido nutriéndose de bandas sonoras que poder comprar. Aunque en tiradas más limitadas, pero se han mantenido en un mercado que, eso sí, es cada vez más dependiente de la fidelidad de sus compradores, que son cada vez menos.

La posibilidad de acceder legalmente a las bandas sonoras en formatos digitales y en plataformas ha forjado una extraña alianza con el pirateo que perjudica el formato físico. Porque si es verdad que el número de personas que coleccionan bandas sonoras en formato físico mengua, también lo es que estas alternativas -legales o no- han disparado la cantidad de coleccionistas y aficionados a escuchar bandas sonoras. Gracias a estas facilidades, son muchas más las personas que tienen la posibilidad de tener -incluso en CD físico, si lo graban para sus archivos- bandas sonoras por las que en la mayor parte de los casos ni siquiera han pagado. Porque el modo de coleccionar ha cambiado también: desde la estantería llena de discos a los discos duros llenos de música, pasando por a quienes les basta con tener la música disponible en plataformas para escucharlas cuando quieran. Todo esto, claro, resta interés a la compra de la edición física, y las buenas portadas y libretos no son siempre un reclamo.

Hay un número de coleccionistas del formato físico que aún es importante, y es gracias a ellos y ellas que siguen editándose bandas sonoras en formato fisico, especialmente las que no son de películas de éxito o de compositores estrella, que también son compradas por no coleccionistas. Es evidente que mientras haya películas con música habrá bandas sonoras y posibilidad de disfrutarlas, analizarlas y debatirlas, porque la edición física o digital de la música de cine es solo un complemento, y de su existencia no depende el futuro de la música de cine. El volumen de ediciones legales sigue siendo ingente, pero cada vez menos en formato físico y más en digital... y la media de edad del coleccionista de bandas sonoras en formato físico es año a año mayor. No creo que la situación sea dramática, desde luego no para las bandas sonoras de películas comerciales o de compositores estrella, pero al menos si llega el peor de los escenarios, donde las bandas sonoras de las películas pequeñas o de los compositores no tan conocidos ya no encuentran cabida en el mercado discográfico, hay salidas alternativas al formato físico que no conviene desdeñar porque además tienen una acogida cada vez mayor. Si se renuncia a los beneficios económicos, eso sí. Porque la alternativa será una invisibilidad aún mayor.

Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario