Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.672
BANDAS SONORAS
7.352
COMPOSITORES
7.296 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

LOS ARÁDANOS DE MOON RIVER

20/12/2022 | Por: Conrado Xalabarder
HISTORIA

Breakfast at Tiffany's (61), la película de Blake Edwards protagonizada por Audrey Hepburn pasó a la historia, entre otras virtudes, por la maravillosa canción Moon River, creada por Henry Mancini, autor de la música, y Johnny Mercer, letrista. Ambos ganaron el Oscar por ella.

Audrey Hepburn interpretó el tema en la película para dar naturalidad, algo que no era habitual pues generalmente solían emplearse cantantes profesionales. A la actriz solo le incomodaba parte de la letra, en concreto el My Huckelberry Friend. No entendía su significado ni su sentido y entonces Mancini le explicó que era una referencia a Huckleberry Finn y el sentido de la amistad. La novela de Mark Twain se ambientaba en el Mississippi y el personaje de Holly Golightly procede del suroeste de Estados Unidos. Pero Mancini no la convenció y entonces el compositor le pidió a Mercer que se lo explicara.

Johnny Mercer tenía una extensa carrera a sus espaldas, con dos Oscar ganados hasta en ese momento y otras nueve nominaciones, pero pasaba por un mal momento profesional y personal, con algunos escándalos amorosos y excesos con el alcohol. Necesitaba el trabajo y también que esa canción revitalizara su carrera. Y esto es lo que le dijo a Audrey Hepburn:

"Recuerdas cuando eras pequeña? Yo no demasiado bien. Los amores han calcinado este músculo tan curioso que tenemos aquí dentro y el alcohol se ha encargado de reducirlo a cenizas. Escribo casi siempre sin alma. Recuerdo que yo tenía amigos, amigos de verdad. Íbamos por el linde del río a recoger arándanos. Era un camino peligroso, plagado de zarzas, desniveles y raíces superficiales que te hacían volver a casa magullado y con gotas de sangre en la camisa. Éramos muchos, pero a coger arándanos, unos pocos. Apenas cuatro o cinco valientes. Los que sabíamos es que haríamos cualquier cosa por los otros. Unos amigos a los que quieres antes de la llegada del sexo, de las mujeres, antes del nacimiento de la mentira. Ellos eran la libertad, el respeto, la dignidad. Muy pocas cosas soy capaz de echar de menos. Estoy muerto por dentro. Soy sólo un soplo de aire. Frívolo. Mezquino. Insulso. Degenerado. Mentiroso. Pero yo tenía amigos. Amigos. De esos de los que uno se echa a llorar sólo de recordarlos. De los que se llevaron algo que tenía aquí dentro y que ahora me falta. No tiendo a la melancolía. No tengo sensibilidad suficiente para echar de menos nada… Pero echo de menos a mis amigos, con los que iba a recoger arándanos. Los invencibles. Los niños libres de este mundo. De esa época en la que aprendimos a levantarnos felices entre raspones y cardenales. Mis amigos de los arándanos…, My huckleberry friends..."

Hepburn quedó convencida. Cuando los ejecutivos de la Paramount tomaron la sorpresiva decisión de que la canción debía saltar de la película, porque consideraban que la interrumpía, Audrey Hepburn les dijo tajantemente: Sobre mi cadáver. Y la canción es, hoy, una de las más míticas de la Historia del Cine.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario