Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
30.407
BANDAS SONORAS
6.413
COMPOSITORES
6.584 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

MÚSICA PARA SOLAPAR, MÚSICA PARA SILENCIAR

14/10/2020 | Por: Conrado Xalabarder | 1 comentario
LECCIONES DE MÚSICA DE CINE

LECCIONES DE MÚSICA DE CINE. CAPÍTULO 59: MÚSICA PARA SOLAPAR, MÚSICA PARA SILENCIAR

En este capítulo 59 de la serie mostramos una escena del filme mudo The Big Parade (25) donde un tema solapa a otro hasta que este finalmente se impone.

  • Introducción (antes de ver el vídeo)

En 1925 (nada menos que 95 años ya) se estrenó The Big Parade (El gran desfile en España), película muda de King Vidor ambientada en la Primera Guerra Mundial que fue un monumental éxito de crítica y público. Parte de ese éxito se debió a la cercanía del filme con el conflicto, que había finalizado solo siete años antes, pero también porque es una película magnífica, intensa, hermosa y dramática. Explica una historia cercana y universal: un joven se alista para combatir; en Francia conoce y se enamora de una muchacha, pero ambos deben separarse cuando él parte para el frente… Es una película que en su momento tuvo para la exhibición en directo música de un compositor llamado David Mendoza, de la que nada sabemos. Seis años después se reestrenó con una nueva partitura, del ahora olvidado pero entonces muy prolífico William Axt, que escribió un bellísimo tema de amor que Carl Davis aprovechó para la banda sonora que compuso en 1988, más de sesenta años después, la música con la que ahora se exhibe la película.

Hay una escena que es una maravilla tal y como está resuelta musicalmente, una lección de cine y ejemplo formidable de la importancia dramática de la música no solo en lo musical sino especialmente en lo cinematográfico. Con seguridad no fue planteada así en la versión de 1925, probablemente tampoco en la de 1931. En esta escena el protagonista marcha hacia el frente y su amada le busca entre la multitud, hasta que ambos se encuentran y pueden despedirse. Como acompañamiento sonoro Carl Davis incluyó la célebre canción patriótica Over There de la Primera Guerra Mundial, y es bastante probable que esta música se escuchara también en 1925. Davis también incluyó el tema romántico que compuso William Axt en 1931, que seguramente también sonaría en esta secuencia, pero con seguridad no del modo y forma que tiene en la versión de 1988.

  • Leyendas:
  1. TP: marca los puntos donde se inserta el tema principal. Es el tema de amor de los protagonistas. En la película lo aporta inicialmente ella y él es el receptor, pero pronto es un tema compartido.
  2. OT: la marcha patriótica Over There, que se popularizó durante la Gran Guerra.
  3. PUNTOS ROJOS: momentos en que por la lógica de la secuencia debería sonar el TP pero no se aplica.

Veamos la escena:

  • Análisis
  1. Esta escena comienza uniendo, combinando y alternando TP y OT, pero enseguida se solapan y llegan a sonar los dos simultáneamente.
  2. Como primera consecuencia se hace evidente que OT es la música del espacio y lo abarca todo, incluyendo también a los protagonistas: es como si todos estuvieran escuchando esa música. TP, por el contrario, es la música de las emociones y se focaliza en los dos protagonistas, dejando al resto de la gente completamente al margen de ella.
  3. OT acaba por convertirse así en una suerte de efectos sonoros -atronadores, ruidosos- que apenas deja espacio para TP, que llega un punto en que casi se asfixia.
  4. OT es un tema estático: sigue su curso natural, nada le estorba. TP es un tema dinámico, progresivamente crece en tensión, incerteza y desespero... de los protagonistas.
  5. Es una película muda y por tanto en principio no debería existir la competición sonora (el espacio que deben compartir diálogos, sonidos naturales, sonidos artificiales y música) Sin embargo, la presencia de OT hace cada vez más difícil que se escuche la voz de TP, que queda finalmente avasallada (PUNTOS ROJOS) y sin espacio... ¿ha desaparecido?
  6. Cuando por fin los amantes se encuentran para poder abrazarse y besarse... ¡sucede justo lo contrario a lo que venía sucediendo! TP se impone y silencia por completo a OT. Ahora es como si no hubiera más gente alrededor ni soldados marchando, ¡ni siquiera el oficial que intenta separarlos puede romper la música! La escena es altamente dramática (no hay felicidad sino desgrarro) pero la música los separa del resto: aunque se ve a muchos otros soldados, no hay nadie más en plano, solo ellos. Y finalmente... la música (con el violín) entra de lleno en el corazón de la chica.

Es difícil hacer tanto con tan poco. Una escena maravillosa que, aunque no fuera la original ni la pensada por el director, cumple con creces con su cometido.

Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Juan Manuel Alcocer Sánchez
Fecha de publicación: 15.10.2020
Maravilloso!!! La música para trasmitir y completar la expresividad de los actores y con la escena y de qué manera! Dios, que angustia de escena! Más quisieran algunos ahora.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar