Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
32.170
BANDAS SONORAS
6.774
COMPOSITORES
6.904 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

NIVELES DRAMÁTICOS EN LA MÚSICA DE CINE

30/06/2021 | Por: Conrado Xalabarder
TEORÍA

Cuando hablamos de niveles dramáticos en la música de cine hablamos de tonos, de colores y sobre todo de emociones, porque los niveles dramáticos establecen las diferentes emociones sobre las que se estructura musicalmente una película, tanto en su conjunto como con cada uno de sus temas. Lo habitual es que haya varios niveles dramáticos que conformen sus distintos colores: lo romántico, lo dramático, lo terrorífico, el odio, etc. Pero incluso dentro de cada uno de esos colores se debe determinar el tono: ¿qué tipo de romanticismo? ¿alegre y jovial? ¿melancólico? ¿fatalista o pesimista? Cuanto mejor se determine el color exacto de cada uno de los niveles dramáticos más claro quedarán establecidos para el espectador.

Teniendo presente que un tema musical puede cambiar sus propios colores (un tema romántico alegre que pasa a ser triste, por ejemplo), o cambiar de nivel (la música del amor pasa a ser la música del odio), o que dentro de un mismo nivel dramático pueden ubicarse varios temas musicales, algunos cambiantes y otros estáticos, puede deducirse lo importante que resulta definir bien los niveles dramáticos. De hecho, los niveles espaciales tan sólo determinan si ubicamos la música en los ámbitos de, entre otros, la acción, la referencia o las emociones (del espectador, del personaje o de ambos), pero sólo determina la ubicación, no la emoción que transmite. Por ello, estableciendo con precisión el nivel dramático de la música que se ubica por ejemplo en el nivel espacial de las emociones del personaje, se hace comprensible lo que está sintiendo.

Los niveles dramáticos se refieren a emociones: una música aplicada para los Montescos y otra distinta para los Capulettos (de Romeo y Julieta) no supone un doble nivel dramático sino argumental. Si a unos se les acompaña con música de odio y a los otros con música de amor entonces sí hay doble nivel dramático. Y si hay el nivel dramático del amor, dentro del mismo se comprenden todas las posibles manifestaciones de ese amor (las variantes en sus colores). En el filme francés Le fabuleux destin d´Amélie Poulain (01) la música tiene un inconfundible sabor parisino (nivel argumental), pero pasa por distintos niveles dramáticos: la alegría de vivir, el amor, la melancolía, la inocencia y también la bondad, entre otros. En The Passion of the Christ (04), las imágenes son de extrema violencia, pero la música incorpora un nivel dramático espiritual, místico, muy hermoso y desde luego nada violento. No hay Edén alguno en Il buono, il brutto, il cattivo (66), pero existe gracias a la música, concretamente, en la escena en la que el feo llega al cementerio e inicia su frenética y tan anhelada búsqueda de la tumba con la inscripción que le llevará al cuantioso botín. Mientras que el nivel espacial (el de las emociones, por ejemplo) sólo determina la perspectiva (la del espectador, la del personaje, o la de ambos), el nivel dramático resulta la definición precisa de esas emociones.

Si la música ahonda en las emociones de un personaje y hace palpable qué tipo de emoción siente, especialmente cuando el personaje parece querer ocultarla o, al menos, no explicitarla, entonces contribuye a definirlo de un modo que, sin música, quedaría incompleto. Spellbound (45) es una película que por la época en que fue hecha no podía explicitar algo que estaba evidenciando en el trasfondo de la historia, la atracción sexual. Y como no podía explicitarse en el guion literario, se hizo desde la música.

Un tema romántico puede ser durante toda la película romántico pero transmitir emociones sensible o notoriamente diferentes: romanticismo ilusionado, apasionado, melancólico, afligido, devastado... y mediante esa paleta de colores emocionales explicar muy bien lo que le sucede a un personaje que no exterioriza esos sentimientos, por ejemplo. Y precisamente porque una equivocación en el color, a veces mínima, puede generar confusión sobre el sentimiento o pensamiento del personaje, es tan importante determinar con precisión los distintos colores por los que transitará el tema musical en la película, incluso o especialmente antes siquiera de rodar, sobre todo porque con ello se completa la propia interpretación del actor o actriz. Y lo mismo con cualquier tema musical, de personaje, conceptual, de sentimiento e incluso un aparentemente irrelevante tema secundario. Toda música se posiciona en algún nivel dramático y por esa razón es importante saber su color exacto.

Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario