Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
27.099
BANDAS SONORAS
5.734
COMPOSITORES
6.098 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

EL DIRECTOR ES EL COMPOSITOR

26/04/2019 | Por: Conrado Xalabarder

Hoy he tenido el privilegio de poder hablar nada menos que con tres ganadores del premio Goya al mejor director y he podido comentar con ellos que la música es parte inseparable de su propio lenguaje y también es su responsabilidad directa que sea buena y que sea útil. En el destino final de todo el proceso que lleva a la creación de la película, el director es también de alguna manera el compositor.

En el marco del BCN Film Fest, del que este año soy miembro del jurado, hoy he moderado (y participado activamente) en una mesa redonda que, con el título El compositor como parte de la narración cinematográfica, ha contado con la presencia de Benito Zambrano (premio Goya 1999 al mejor director revelación por Solas) Rodrigo Sorogoyen (premio Goya 2018 al mejor director por El reino) y los compositores Xavier Capellas, Arnau Bataller y Toni M. Mir, quienes han compartido estupendas reflexiones que han contribuido a explicar mejor lo que es el oficio del compositor como cineasta y que iré referenciando con más extensión en futuros artículos en el Ágora. Tanto Zambrano como Sorogoyen, y así lo he recordado al comienzo de mi presentación, han logrado el Premio Goya a la mejor banda sonora por dos modos distintos y lícitos de hacer música de cine: la música ambiental de Habana Blues (05) y la música dramática y narrativa de El reino, respectivamente.

En la comida posterior pude intercambiar impresiones con Agustí Villaronga (premio Goya 2010 al mejor director por Pa negre, también ganadora del premio a la mejor banda sonora) y por redondear anteayer tuve la ocasión de hablar brevemente, también sobre música, con el director británico Mike Leigh, siete veces finalista al Oscar. Todos, absolutamente todos los directores han de asumir responsabilidades y aceptar las críticas por sus decisiones musicales, porque a efectos prácticos responden por los compositores. Tanto Leigh como Zambrano reconocen su inseguridad e incerteza en este ámbito y esperan que el compositor sepa responder a demandas que a veces -ellos mismos lo admiten- son vagas, inconcretas o demasiado genéricas. Y aunque reconocen que no saben comunicarse en términos musicales al menos exploran, sondean y sobre todo respetan las propuestas que puedan hacerle los compositores. Y eso no es poco.

En la mesa redonda lancé a los directores la pregunta de si antes de rodar tienen en cabeza qué es lo que quieren hacer con la música o si por el contrario comienzan a pensar en ella al final, y si entonces la hacen servir para tapar agujeros y solucionar problemas. Negaron categóricamente que empleasen la música como remiendo, y Zambrano además alegó un motivo de peso para no contar con el compositor desde el primer momento, tal y como se debería: no poder pagarle por el trabajo de esos meses de preparación. Es una buena alegación pues no defenderé yo que se pida trabajar gratis a un compositor. Sin embargo, y así lo hice constar, precisamente por eso son ellos, los directores, los que deberían asumir esa función interinamente y no esperar al último momento cuando con las prisas las presiones sobre el compositor hacen mucho más difícil su trabajo. Elaborar un guion musical para que el compositor lo transforme en música está en manos de cualquier director que entienda que con la música también se hace cine.

Habrá que seguir insistiendo en ello, porque es un tema de capital importancia. Con Agustí Villaronga pude hablar unos minutos a solas. Comencé diciéndole lo que pienso de él, como siempre hago, y no es otra cosa que le tengo un respeto enorme como cineasta (pues es de los que en lugar de sangre tienen celuloide en las venas),que he visto todas sus películas y que admiro unas cuantas de ellas. Tras ello, el disparo: no puede ser que después de crear una obra de arte en tantos aspectos (historia, actuaciones, decoración, fotografía o vestuario) lo estropee con música de Casio, para entendernos. Él, que ha trabajado con Navarrete o con Pagán, y que ha puesto sus dos últimas películas en manos ineptas: Incierta gloria, un desastre musical y el Born a King de inminente estreno que, por razones diferentes y a pesar de haber sido grabada con la London Symphony Orchesta, es otro desastre musical. A Villaronga le he dicho -como digo a todos- que el director debe ser también el compositor, pero que sobre todo procuren que sea un compositor cineasta quien haga el trabajo del compositor.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 184
Siguiente
12/07/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Hay una inexistente relación entre los festivales de música de cine MOSMA y FIMUCITÉ, dos de los más importantes del mundo, algo que debe solucionarse.
05/07/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Las charlas con los compositores en MOSMA son buenas y amenas conversaciones que dejan sin tratar lo más importante y relevante que aportan los compositores: el cine que hacen con su música.
28/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Un cortometraje de Roque Baños expone, como nunca se ha hecho antes, la dureza de abrirse camino en Hollywood.
21/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Con el estreno de esta semana de la nueva entrega de Godzilla y la próxima de Child'sPlay el compositor Bear McCreary tiene dos opciones para posicionarse mejor en la industria del cine.
14/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
El festival MOSMA de Málaga ha anunciado su programación completa donde se reafirma en el compromiso valiente por apostar por nombres menos conocidos y por abrirse, por fin, a los compositores españoles.
de 0 a 5 Editoriales de 184
Siguiente