Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.103
BANDAS SONORAS
7.204
COMPOSITORES
7.220 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

FESTIVALES DE REFERENCIA

15/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder

Finalizado con gran éxito MOSMA, el camino de la fiesta de la música de cine se dirige hacia SONAFILM antes de virar para llegar a FIMUCITÉ. Nuestro país es referente mundial también en lo que a estos eventos se refiere, ahora queda que en España se sepa que son referentes mundiales.

Hace ya mucho tiempo en el festival de Úbeda (el punto de partida de todo) acudieron compositores de primerísima línea, pero fuera de la prensa local -y no toda-, nadie se hizo eco de ello: ni siquiera la llegada de Michael Giacchino, recién ganador del Oscar, despertó el interés de los medios. Poco a poco, año a año, se ha ido normalizando y se han hecho muchos y muy buenos avances, como por ejemplo las retransmisiones televisivas, en diferido, de los magníficos conciertos de FIMUCITÉ. No es poco y significa mucho, pero hay que hacer más, y no solo por parte de la organización de los festivales: creo que ningún Presidente o Presidenta del Gobierno de Andalucía ha acudido a ningún concierto de MOSMA, como tampoco el Presidente de Canarias en FIMUCITÉ, aunque ambas administraciones sí hayan estado representadas por cargos importantes, como alcaldes, presidentes de Cabildo (de Tenerife) o autoridades culturales. Tras tantos años dando la batalla por crear un espacio fijo de cultura con proyección y reputación internacional, es exigible que como mínimo acuda alguna vez el ministro o ministra de Cultura, del partido que sea, que a buen seguro se personan -y bien que hacen- en los festivales de cine.

Esto es importante porque estos festivales deben dejar de ser vistos como algo local (y en el mejor caso, regional) y ser entendidos como proyectos de país, exactamente como sucede en Polonia y su festival de Cracovia, de gran éxito. Cuando estuve allí le comenté a uno de los organizadores: creo que vuestro éxito es que este no es un festival para la ciudad sino de la ciudad. Y me respondió: te equivocas, Conrado. Este es un festival del país, toda Polonia está volcada en este festival. ¿Cuándo España se volcará en nuestros festivales? ¡Yo no ví cámaras de RTVE grabando o entrevistado a Marc Shaiman! El activo -y atractivo- que aportan estos festivales es razón sobrada como para que sean posicionados en primera línea de las acciones pro-cultura que se celebran en España y tengan espacios asegurados en los medios de información.

Los festivales, por su parte, deben hacer esfuerzos por mantener constante una cuota española, de presencia regular y anual de profesionales del país, tal y como también se hace en Polonia (lo que ayuda, no cabe duda, a facilitar el apoyo del Gobierno de la nación). Por FIMUCITÉ y por MOSMA han pasado muchos compositores españoles, nadie dejará de reconocerlo y agradecerlo, aunque no es suficiente: deben tener representación en cada una de las ediciones, y si para ello necesitan más apoyo, se les debe dar. Está bien que Tenerife acoja cada año los premios Musimagen e incluya en concierto suites ganadoras, y está bien que Málaga haya permitido subir al escenario a tantos compositores emergentes para conciertos reinventados, y por supuesto es fabuloso que en ambos la música de cine española haya tenido presencia en conciertos. Pero hace falta dar un paso más: Alberto Iglesias o Fernando Velázquez (y tantos otros) deberían ser asistentes habituales, y si no lo son que sea porque no pueden, pero si es porque no quieren entonces hay un problema al que hacer frente, aunque no sea culpa de los festivales.

Son muchas las cosas que mejorar, dentro y fuera de las organizaciones, pero es capital reclamar más atención de quienes pueden y deben apoyar estos festivales, porque son festivales de referencia mundial y sobre todas las cosas de referencia nacional. Está FIMUCITÉ en Santa Cruz de Tenerife, MOSMA en Málaga, SONAFILM en tres poblaciones alicantinas (Ondara, Dénia y El Verger) y en Sevilla FIMUCS. Todos ellos dan motivos suficientes para que desde las más altas instancias se les dispense más atención.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 354
Siguiente
12/08/2022 | Por: Conrado Xalabarder
En la nueva película de Ron Howard el director ha apostado por un uso musical poco ortodoxo pero valiente.
05/08/2022 | Por: Conrado Xalabarder
No son pocos los aspirantes a compositores de cine que ven en los masters, talleres o cursos una puerta hacia la profesión. Un error que puede generar frustración.
29/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
En los tiempos que corren y en la era de internet parece ciencia-ficción que en un mismo año se publiquen en castellano más de 1.200 páginas de papel sobre Jerry Goldsmith, y aún han de venir más, en inglés.
25/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
El concierto homenaje a Basil Poledouris que ha tenido lugar en Los Angeles tiene aspectos muy simbólicos y significativos, que lo hacen excepcional y único.
22/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Bear McCreary asume la creación musical de la serie The Lord of the Rings: The Rings of Power y con ello pone en riesgo su propia carrera profesional.
de 0 a 5 Editoriales de 354
Siguiente