Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.103
BANDAS SONORAS
7.204
COMPOSITORES
7.220 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

INFORMARSE PARA FORMARSE

05/08/2022 | Por: Conrado Xalabarder

Una de las preguntas más frecuentes me hacen es acerca de cursos, talleres y masters de composición para el cine. Llegan de compositores aspirantes y casi todos van en la misma dirección: buscan encontrar un lugar donde formarse y abrirse puertas para trabajar en el medio. No es mi objetivo aconsejar unos o desaconsejar otros, lo que solo haría si alguno contuviera engaño o estafa, pero el aspirante interesado debería sopesar algunas cosas antes de decidirse por uno, por otro o por desistir. Preguntas fundamentales que aconsejo contestar(se):

  1. ¿Para qué necesitas un master, curso, etc?
  2. ¿Qué pretendes conseguir a cambio de pagar?
  3. ¿Sabes exactamente por lo qué estás pagando?
  4. ¿Cuántos alumnos/as que han participado anteriormente están trabajando en el medio? ¿Se les publicita?
  5. ¿Sabes de alguna productora o director de cine que pida un curso/master etc para dar trabajo como compositor?

Por otra parte, algunas de las aspiraciones más frecuentes son:

  1. Aprender a hacer música para el cine
  2. Formación de pago pero rápida
  3. Demostrar y demostrarme que valgo
  4. Tener la oportunidad de grabar mi propia música con orquesta
  5. Contactos, quizás a través de algún profesor tener oportunidades laborales
  6. No veo otro camino para conseguir una oportunidad

Cualquier formación buena es provechosa pero hay que estudiar el beneficio que puede reportar, pues cuando alguien paga es justo que exija. Poco provechoso será tener hecho un master, curso o taller en el bolsillo y que la vida siga exactamente igual que como estaba antes: sin trabajo ni oportunidades y, lo que es peor, con escaso conocimiento del medio. Tener como premio final una grabación de tu música con una estupenda orquesta, si no va más allá de eso, acabará siendo como los book de fotos de aspirantes a modelos que han pagado mucho por tenerlos pero que luego nadie mira. Y eso es algo terrible. Salvo, claro, cuando no se tengan esas aspiraciones profesionales y tan solo se quiera aprender algo nuevo. Pero en el caso de tener objetivos laborales, ¿qué cursos hicieron Zimmer, Morricone, Williams o Iglesias? Más allá de sus estudios musicales, me refiero. ¿Para qué lo necesitas? Si te falta una formación específica y ahí te la dan con garantías sacarás provecho, o incluso simplemente para aprender cosas diversas que te mejoren como profesional: es evidente que ninguna universidad o escuela garantiza que al acabar los estudios el alumnado entre en el mercado laboral con contrato de trabajo, así que tenlo presente. No es nada malo entrar en un cuso sin tener conocimiento y acabarlo con algo de conocimiento. Bien al contrario, es buenísimo. Ten, eso sí, cuidado: los que te ofrezcan menos horas, menos precio y el conocimiento pleno te están engañando. Hablando claro, nadie aprende alemán en 40 horas, por si entiendes lo que quiero decir. Otra cosa es que ya sepas alemán pero en ese curso vayas a recibir un complemento a tu conocimiento (terminología médica en alemán, por decir algo) y quien te lo vaya a dar sea confiable. Si es así, lánzate.

No es descabellado sino del todo razonable ser exigente con el profesorado, dado el dinero que se va a abonar. Un compositor que esté trabajando asiduamente en el medio da garantías de conocerlo mejor que otro que -voluntaria o forzosamente- esté retirado, salvo por supuesto que sus conocimientos le avalen y sean ampliamente reconocidos, lo que es fácil de averiguar. Hay que ser exigente porque ciertamente hay cursos (en cualquier ámbito, no solo en el cine) que son también cementerios de elefantes, con profesores oxidados, y lo que está en juego es tu dinero y tu tiempo, incluso aunque estés becado. De ahí que la pregunta ¿qué pretendes conseguir a cambio de pagar? sea tan pertinente. Por eso es fundamental examinar a los profesores, independientemente de si están activos o ya inactivos, lo que per se no es necesariamente negativo, pues haciendo un símil podemos recordar que Lee Strasberg o Eva Le Gallienne fueron maestros de actores de cine... ¡que casi no hicieron cine! (y ambos serían nominados al Oscar por sus papeles secundarios en The Godfather Part II y Resurrection, respectivamente)

En este editorial no estoy haciendo referencia a los estudios de años, tipo Berklee o la UCLA, que también tienen sus puntos flacos o muy flacos, especialmente porque dan más formación musical y técnica que no cinematográfica.

Yo no conozco a director o productor que haya pedido titulación a un compositor, y seguramente ni les importa si tienes uno o veinticinco títulos. De un compositor se espera el conocimiento pleno y no se tiene tolerancia con sus carencias. Los compositores no tienen a su favor el beneficio de la duda ni el de la paciencia, por desgracia. No hay compositores en prácticas. O lo eres o simplemente no lo eres. Y para serlo no puedes permitirte perder el tiempo ni que te lo hagan perder. La formación depende también de ti: ¿cuánto cine ves? ¿cómo lo ves, con qué mirada o perspectiva? ¿qué aprendes realmente al verlo? ¿eres compositor que quiere seguir siendo compositor o eres compositor que quiere ser cineasta? ¿te cuestionas? ¿cuestionas lo que ves? Lee y relee todo lo que puedas sobre música de cine (te sugiero no perderte el editorial Saber comenzar, que publiqué en 2016 y que sigue siendo teniendo lecturas) y evidentemente lánzate en busca de esa formación que te falta, que necesitas para completarte y para crecer. Si la sabes buscar y la encuentras entonces puede que hayas hecho una buena inversión.

Pero si vas a pagar y esperas que con eso (ah, ¡y con un diploma que puedas mostrar en RRSS!) ya tienes lo necesario para ser un profesional el tiempo se encargará de explicarte cuál es tu verdadera realidad. Llevo demasiados años viendo a jóvenes compositores sintiéndose algo así como los nuevos Williams porque tengo un master y los profesores me han dicho que soy fenomenal y de los que nada más se ha vuelto a saber. Sé que nada soluciono con este editorial, pero si ayudo a la prudencia, reflexión y a calcular bien los pasos, entonces sí habrá valido la pena.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 354
Siguiente
12/08/2022 | Por: Conrado Xalabarder
En la nueva película de Ron Howard el director ha apostado por un uso musical poco ortodoxo pero valiente.
29/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
En los tiempos que corren y en la era de internet parece ciencia-ficción que en un mismo año se publiquen en castellano más de 1.200 páginas de papel sobre Jerry Goldsmith, y aún han de venir más, en inglés.
25/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
El concierto homenaje a Basil Poledouris que ha tenido lugar en Los Angeles tiene aspectos muy simbólicos y significativos, que lo hacen excepcional y único.
22/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Bear McCreary asume la creación musical de la serie The Lord of the Rings: The Rings of Power y con ello pone en riesgo su propia carrera profesional.
15/07/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Con cuatro festivales de música de cine importantes en España, hace falta que España sepa lo importantes que son.
de 0 a 5 Editoriales de 354
Siguiente