Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
27.099
BANDAS SONORAS
5.734
COMPOSITORES
6.098 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

LO INACEPTABLE CON MORRICONE

10/05/2019 | Por: Conrado Xalabarder

La apabullantemente exitosa gira de conciertos de Ennio Morricone ha pasado por España con tres eventos en los que los comentarios no han sido solo sobre la magnificencia de la música y la emoción de ver en directo al maestro, sino lamentablemente también sobre las deficiencias y problemas con el sonido y la amplificación de la música. Lo peor es que no es algo excepcional sino usual en casi todos los conciertos de su gira y son muy pocos los escenarios donde se ha celebrado un sonido impecable. En algunos el sonido fue perfecto (Turín o Lodz, por ejemplo) y en otros fue algo o bastante deficiente (Roma, Nimes o en Barakaldo y al menos en el primero de los dos en Madrid, entre otros) ¿Por qué bien en unos y regular o mal en otros?

En la gira de conciertos de Hans Zimmer, que también hizo parada en España, siempre se ha celebrado la exquisitez del sonido, algo que yo mismo pude comprobar en el Palau Sant Jordi, y no se sabe de ni un solo escenario donde no haya sido extraordinario, lo que tiene lógica porque una acústica impecable forma parte del todo, mientras que una deficiente podría evidenciar cierta dejadez que sería inaceptable con un precio de las entradas no precisamente baratas.

Del concierto de Barakaldo me han llegado bastantes comentarios que considero con autoridad y conocimiento de causa, y todos ellos han puesto su énfasis en el lamentable sonido. El compositor e ingeniero acústico Aritz Villodas publicó este comentario en su cuenta de Facebook:

Qué bien haber podido escuchar la música del maestro Morricone. Qué mal se escuchó la música del maestro Morricone. Lo de ayer en el BEC fue una vergüenza. Que todo sonara a hojalata no sé si sería problema de los micros, los altavoces, los técnicos o el pabellón, pero que durante toda la primera parte se acoplaran los graves fue escandaloso. Había momentos en los que era insufrible el acople. ¿por qué no pararon el concierto y lo solucionaron? ¿por qué tuvieron que esperar una hora hasta el intermedio? Es una vergüenza que un concierto de ese nivel tenga esos problemas.

En similar línea se manifiesta Felipe Múgica, acostumbrado a asistir a conciertos, en su comentario sobre este mismo evento en Euskadi en SoundTrackFest, y más opiniones en esa línea han sido expresadas en redes sociales. De los conciertos de Madrid también se ha hablado de problemas con el sonido, más acusados en el primer día que en el segundo, tal y como se comenta en la crónica que ayer publicamos en MundoBSO. La cuestión es intentar entender por qué en la gira de Hans Zimmer -que se desarrolla en el mismo tipo de escenarios- el sonido es de excelencia y en la de Morricone es casi de vergüenza. No puede decirse que sean circunstancias diferentes: aunque no tan voluminosa, la orquesta de los conciertos de Zimmer es igualmente sinfónica. Pero resulta que Hans Zimmer tiene su propio equipo técnico de sonido, que ocupa varios camiones, y que está trabajando muchas horas antes del concierto para garantizar una experiencia única a quienes han pagado altas sumas de dinero por asistir. A tenor de los resultados, no parece que la troupe que acompaña a Morricone vaya con sus propios técnicos y puede que confíen esa fundamental responsabilidad en la empresa contratante, que quizás ni conozca las piezas a tocar y no pueda preparar con antelación una estrategia para que todo funcione correctamente.

Puedo estar del todo equivocado, pero lo que es inapelable es el resultado final de sonido enlatado criticado por tantos, inaceptable por el precio de las entradas e inexplicable en 2019. Hay un indicio, de todas maneras, que podría avalar mi impresión: la también criticada realización audiovisual, donde hubo pantalla grande: Y mientras sonaba la armónica, como no había armónica, en vez de ponernos planos de Morricone nos deleitaron con bonitos planos de las cuerdas descansando, las maderas chupando la lengüenta o los metales vaciando la saliva. Un diez para el realizador. Y de los rótulos ni hablo (Aritz Villodas, en el concierto de Barakaldo) Y la realización, supongo que faltaba algo de rodaje (no sé muy bien si esta apreciación es correcta, ya que la gira está siendo larguísima...): parecía no haber asesoramiento musical, enfocando instrumentos que no estaban sonando. Con muy pocos planos de Morricone dirigiendo (comentario en MundoBSO sobre el primer concierto de Madrid) Fabulosa realización audiovisual (comentario de Juan Carlos Jiménez en MundoBSO sobre el segundo concierto. ¿Errores corregidos?)

Todo esto da una impresión de improvisación, de dejadez y de delegar aspectos muy importantes a los contratantes. La gira de Morricone está generando un dineral, algo que evidentemente es formidable, y está acercando al público la música fabulosa de un compositor fabuloso que en la última etapa de su vida se ha convertido en lo más parecido a una estrella de rock. Morricone se lo merece, ha luchado durísimo por llegar a donde ha llegado y durante demasiados años, por increíble que parezca, ha sido menospreciado cuando no directamente despreciado por parte de la musicología pero también de la industria y la crítica cinematográfica, muchos de los cuales ahora se rinden a sus pies. Los que siguen MundoBSO ya saben que yo lo creo el mejor de todos, que lo venero, que para mi es el más grande. Y aceptando que su música pueda formar parte de una gran espectáculo donde poder escucharla mientras se come pizza o se sorbe Coca-Cola, aceptando sacarla de las salas de concierto, los templos de la música, no parece aceptable que deba hablarse, casi inevitablemente, de lo mal que ha sonado o en el mejor de los casos de menos mal que al menos ha sonado aceptablemente bien, y mucho menos consolarse con el ¡al menos lo hemos visto a él! En Morricone es del todo inaceptable.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 184
Siguiente
12/07/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Hay una inexistente relación entre los festivales de música de cine MOSMA y FIMUCITÉ, dos de los más importantes del mundo, algo que debe solucionarse.
05/07/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Las charlas con los compositores en MOSMA son buenas y amenas conversaciones que dejan sin tratar lo más importante y relevante que aportan los compositores: el cine que hacen con su música.
28/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Un cortometraje de Roque Baños expone, como nunca se ha hecho antes, la dureza de abrirse camino en Hollywood.
21/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Con el estreno de esta semana de la nueva entrega de Godzilla y la próxima de Child'sPlay el compositor Bear McCreary tiene dos opciones para posicionarse mejor en la industria del cine.
14/06/2019 | Por: Conrado Xalabarder
El festival MOSMA de Málaga ha anunciado su programación completa donde se reafirma en el compromiso valiente por apostar por nombres menos conocidos y por abrirse, por fin, a los compositores españoles.
de 0 a 5 Editoriales de 184
Siguiente