Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
28.159
BANDAS SONORAS
5.962
COMPOSITORES
6.242 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

POR UNOS GOYA NUEVOS

22/11/2019 | Por: Conrado Xalabarder

El próximo viernes 29 se cierran las votaciones para elegir las finalistas a los premios Goya. Este año puede y debería suceder lo que pasó el año pasado, cuando tres de las cuatro candidaturas fueron para compositores que no habían sido finalistas anteriormente: Olivier Arson (que ganó) Iván Palomares, Manuel Riveiro y Xavier Font, quienes compartieron candidatura musical con Alberto Iglesias. Opciones para que vuelva a ocurrir -tres finalistas noveles junto al inevitable Alberto Iglesias- las hay y todas son muy interesantes.

No será fácil, pero debería ser posible. Según las bases de los premios, las candidatas lo serán por un sistema mixto de votaciones: la mitad (dos) elegidas por miembros de la especialidad y la otra mitad por el conjunto de los académicos. No es mucho más factible que los músicos que votan conozcan las músicas que se pueden votar, pero desde luego las posibilidades de conocerlas y el interés por conocerlas es mucho mayor que en el caso de los académicos de otras especialidades. Esto, sumado a la práctica imposibilidad de ver todas las películas y los condicionantes usuales del voto (a películas propias o de gente conocida) hace que los compositores menos visibles tengan escasas posibilidades, salvo que hayan tenido la suerte de formar parte de un filme con empuje y renombre.

Parece obvio que la nominación a Alberto Iglesias por Dolor y gloria es inevitable y la de Arturo Cardelús por Buñuel en el laberinto de las tortugas es obligada, y en ambos casos lo sería muy merecidamente. Con ambos ocupando dos de las cuatro opciones, ¿quién debería acompañarles? A mi entender, junto a Cardelús y como sucedió el año pasado, lo más justo sería dos nombres nuevos en la carrera hacia el Goya musical. Hay bastantes que lo merecen: Arnau Bataller, Joseba Beristain, Jesús Calderón, Aránzazu Calleja, Sergio de la Puente, Vanessa Garde, Carlos M. Jara, Zeltia Montes, Sofía Oriana, Julie Reier, Dani Trujillo o Pablo Trujillo. En esta lista hay cinco compositoras, y los Goya llevan desde 2005 sin nominar a una mujer en esta categoría.

Ciertamente los veteranos (en nominaciones o premios) están y tienen opciones, pero no creo que sea con obras que realmente lo merezcan: Fernando Velázquez cuenta con nada menos que seis películas, ninguna de ellas especialmente relevante; Lucas Vidal tiene dos, invisibles, y las dos que tienen tanto Julio de la Rosa, Pascal Gaigne y Roque Baños, siendo estimables, no están entre lo más granado del año. Las de otros compositores como Mikel Salas, Olivier Arson, Alejandro Amenábar son, a mi juicio, deficientes. Pero de este bloque es probable que Amenábar (Mientras dure la guerra) y Gaigne (La trinchera infinita) sean los que tengan más posibilidades de ser considerados.

Zeltia Montes fue finalista al Goya, pero por una canción. Sus dos trabajos (Adiós, que se estrena hoy, y El silencio del pantano, de la que escribiré en breve) son opciones más interesantes que las de Amenábar y Gaigne. Joseba Beristain debería ser nominado por Elcano y Magallanes, la primera vuelta al mundo, aunque la presencia de Buñuel en el labertinto de las tortugas puede jugar en su contra si algunos votantes carpetovetónicos consideran, y no son pocos los que lo consideran, que la animación es un género musical menor (sic) y que con una hay bastante. Vanessa Garde ha hecho un trabajo admirable en La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico, que recibió el II Premio Musimagen a la mejor banda sonora española y cuya nominación sería un reconocimiento a la muy difícil tarea de hacer algo sólido entre abundancia de canciones. Por su epicidad sinfónica y su tributo a la gran aventura, Carlos M. Jara sería una buena opción por Sordo, y en un sentido radicalmente opuesto (intimisto, austeridad) Dani Trujillo podría estar por Litus, aunque sus opciones reales son prácticamente nulas. Desgraciadamente una de las mejores bandas sonoras del año, Barcelona 1714, de Gerard Pastor, no podrá ser finalista pues aparentemente la productora no la ha presentado por tratarse de un filme impulsado por plataformas independentistas. Conflictos políticos que afectan torpemente al reconocimiento de la obra artística.

Lista completa de las opciones de Goya, aquí.

------------------

Nota: Tras publicar el editorial he recibido esta aclaración, desde el entorno del equipo del filme, que estimo necesario compartir para corregir el error cometido.

Tras leer tu editorial se ha de aclarar que no se ha presentado Barcelona 1714 a los Goya porque se dio por sentado que no recibiría ninguna nominación y para ahorrar todos los trámites que supone. Tras el filme no hay ninguna plataforma independentista ni partido político alguno. La película no es en absoluto independentista, simplemente histórica, y en lo que han coincidido los expertos es en su rigor sobre los hechos que acontecieron.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 203
Siguiente
06/12/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Bandas sonoras como las de Midway, The Good Liar, Knives Out o Hernán hacen pensar si el interés por la participación activa de la música se está perdiendo.
02/12/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Se han anunciado las nominaciones al Goya, y aunque Arturo Cardelús parte como favorito puede que circunstancias fuera de la música y el cine le compliquen el acceso al premio.
29/11/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Comentamos las bandas sonoras finalistas a los premios Feroz, anunciados hoy.
15/11/2019 | Por: Conrado Xalabarder
The Irishman, que hoy se estrena, muestra una vez más la habilidad y el talento de Martin Scorsese para hacer cine con la música y con las canciones.
08/11/2019 | Por: Conrado Xalabarder
MundoBSO cumple 18 años. Años en los que nunca hemos visto horizonte sino que lo seguimos buscando, pues hay muchísimo por hacer.
de 0 a 5 Editoriales de 203
Siguiente