Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
29.097
BANDAS SONORAS
6.142
COMPOSITORES
6.355 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

UN TRISTE FINAL PARA ROSETTA

31/01/2020 | Por: Conrado Xalabarder

Ediciones Rosetta, la editorial de libros de música de cine y también discográfica de bandas sonoras lleva semanas sin dar señales de vida, y aunque todo indica que ha cesado en su actividad no ha habido ningún pronunciamiento al respecto por parte de su máximo responsable, Pedro Ferrer Cascales, quien aparenta que, sencillamente, ha abandonado el barco antes de que se hunda. Deja colgados a varios compradores que han pagado por libros o cd que no han recibido ni probablemente recibirán, y deja a gente sin cobrar lo que se les debe por sus trabajos para la editorial. A pesar de las insistentes demandas de explicaciones de clientes, colaboradores y autores tanto de forma pública como privada, no ha habido respuesta alguna. El silencio también ha sido lo que desde MundoBSO hemos recibido cuando hemos intentado establecer contacto para recabar información.

Estas últimas semanas han salido a relucir públicamente hechos lamentables como un cliente que compró un libro el pasado agosto a través de la tienda de la web de la editorial... y finalmente ha tenido que ser el apurado autor de ese libro quien generosamente se lo ha mandado sin costes; o personas que tras pagar no han sabido nada de aquello que compraron, no fueron contestados a los insistentes requerimientos y algunos, finalmente, han conseguido recuperar el dinero, pero otros no. Asimismo, ha habido compositores que han tenido que pagar de su bolsillo ediciones discográficas que iban a ser destruidas por falta de pago en la imprenta, otros que han pagado y nada han recibido o autores de libros y discos cuyas creaciones no se han liquidado. Hasta esta misma semana la web de Rosetta estaba abierta y era posible seguir comprando. Era obligado dar la voz de alarma y avisar de no comprar sin antes, al menos, recibir una indicación del responsable ahora desaparecido que asegurase que todo estaba en orden y que se enviaría lo que se pagaba. Pero esto ya no es necesario porque -y no ha sido hecho por quien debía haberlo hecho- se ha cerrado esa posibilidad y al menos de momento los libros aparecen todos como agotados, lo que podría llevar a confusión a los autores de esos libros.

Todo esto, y lo digo con pleno convencimiento, no tiene nada que ver con estafa sino con impericia y pésima gestión. Rosetta fue un proyecto ilusionante y bienintencionado impulsado por Antonio Piñera (que acabó abandonando) y Pedro Ferrer pero que se estrelló pronto con la realidad de que hace falta bastante más que ganas para levantar una empresa en este sector. La falta de conocimiento sobre el mundo editorial y errores de bulto tanto en la puesta en marcha de proyectos como en su gestión y promoción dejaron a Rosetta en muy complicada situación económica: hace falta, por ejemplo, tener un buen respaldo financiero para asumir pérdidas cuando se publica un magnífico pero extraordinariamente minoritario libro sobre George Duning que casi nadie va a comprar. Y si no se tiene ese respaldo financiero, lo menos conveniente es ahondar en las pérdidas lanzando otros libros (también de poesía o novela) de dudosa calidad y nula repercusión mediática fuera del ámbito local. Por las informaciones que he recabado estos días, tanto los estimables libros sobre John Barry y sobre Basil Poledouris fueron publicados con un número excesivo de ejemplares, la mayor parte de los cuales no se han vendido, mientras que el maravilloso libro sobre Georges Delerue, en compensación, ha salido con una cifra que apenas supera el centenar, la mitad de los cuales los tiene el autor en su casa. Así, es un libro inencontrable para mucha gente interesada. Y si mi información no me falla, la edición del libro sobre John Scott está siendo pagada del bolsillo de su autor.

Algunos de estos autores afirman no tener contacto alguno con la editorial, desde hace meses.

Respecto a los discos de Rosetta, en MundoBSO tenemos referenciados una treintena. Como los libros, algunas son bandas sonoras que podían haberse vendido muy bien (El jugador de ajedrez, El fotógrafo de Mauthausen, Verano azul...) y cuyas buenas ventas podían haber ayudado a financiar otras ediciones más osadas, o menos comerciales. Desgraciadamente en Rosetta descubrieron demasiado tarde aquello que sotto voce afirman quienes se dedican a esto, y es que hay muchísima más gente que celebra en Facebook el lanzamiento de una banda sonora española que la que finalmente la compra. Y esto también vale para los libros. Yo, desde MundoBSO y también desde Fotogramas, he apoyado siempre a Rosetta porque era lo que debía hacerse. Pero ¿de qué sirvió haber destacado en la revista la banda sonora de Buñuel en el laberinto de las tortugas cuando esa banda sonora finalmente no vio la luz y debía ver la luz el mismo mes que publicaba la reseña en Fotogramas? Afortunadamente para Cardelús una discográfica sí profesional como Milan se hizo cargo de ella. ¿Y de qué ha servido haber destacado en la revista el libro sobre Delerue si luego casi nadie lo ha podido encontrar? Espero que la fortuna esté del lado de Juan Ignacio Valenzuela y encuentre editorial profesional.

Este no es un editorial con ánimo destructivo, sino informativo. Lo destructivo es dejar que la gente gaste su dinero para no recibir no ya lo comprado sino ni siquiera una sola respuesta a cambio. De confirmarse, este triste final de Rosetta es un triste final para el mundo de la afición a la música de cine, pero también debe servir para entender que el respeto al cliente está por encima de las crisis empresariales y personales. Desconozco si Rosetta ha dejado también de proveer a las librerías o si tiene intención de recuperar lo que ha perdido, empezando por la tienda en su web. Pero sobre todo y ante todo debe dar explicaciones a los muchos que se la demandan. Aunque sea para decir que no puede seguir adelante.

Como es obvio, MundoBSO abre las puertas a Rosetta para que pueda aportar su punto de vista, explicaciones, matizaciones o aclaraciones.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 220
Siguiente
26/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
MundoBSO activa una nueva prestación, el MundoBSO Café, donde convocar para videoconferencias grupales a los aficionados y también a los profesionales.
20/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
A pesar de lo que opina Morricone, compartir música con los vecinos es una manera de salvarlos en unos días tan extraños y agobiantes como estos.
13/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Es bastante previsible que la crisis mundial del Coronavirus (COVID-19) también impacte dramáticamente en la música de cine. En estos tiempos es fundamental ejercer y exigir la responsabilidad.
06/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
¿Puede una música de máxima calidad ser una banda sonora menor en la trayectoria de un compositor? Lo comentamos a propósito de la versión extendida de The Swarm, de Jerry Goldsmith.
28/02/2020 | Por: Conrado Xalabarder
La marcha de Spielberg de la nueva entrega de Indiana Jones hace suponer que Williams tampoco estará. ¿Puede el arqueólogo del látigo existir sin Williams?
de 0 a 5 Editoriales de 220
Siguiente