Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.672
BANDAS SONORAS
7.352
COMPOSITORES
7.296 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

MAGIA EN EL PALAU

04/02/2023 | Por: Conrado Xalabarder
CRONICAS

Por Max Oriol

Como no podría ´haber sido distinto, la sensacional Franz Schubert Filarmonía deslumbró en el Palau de la Música Catalana con un evento que logró enternecer el corazón de tanto niños como adultos del público: fue en el concierto Las mejores BSO de Disney. La orquesta fue dirigida por las expertas manos de Marc Timón, al frente de una recopilación de (unos de los muchos) temas más famosos de Disney, interpretando desde los clásicos más antiguos como Beauty and the Beast (91) o Fantasia (40) a obras más recientes como Frozen (13) o Coco (17). Es de resaltar que a la maravillosa interpretación orquestal se sumaron las voces de las sopranos Judith Tobella y Nerea Rodriguez, la impresionante voz de Germán de la Riva y la sensacional interpretación de Manu Pilas, increíbles intérpretes que no solo aportaron la voz a las canciones de una manera sublime sino que también animaron al público con su puesta en escena y humor. Combinando todos estos factores dio como resultado un concierto muy dinámico, entretenido y cómo no muy disfrutable para todos los públicos.

Con un Palau prácticamente lleno la orquesta inició su concierto con la famosa intro de Disney (When You Wish Upon a Star), haciendo que el público se pusiera cómodo tal y como harían justo antes de empezar a ver una película. Al terminar la introducción empezaron a tocar los primeros compases de la canción For the First Time in Forever, de Frozen. Con una maravillosa técnica vocal la soprano Judith Tobella dejó a todos deslumbrados y sin duda fue un inicio de concierto excepcional. Prosiguieron con el tema Speechless de Aladdin (19), y pese a que el inicio del tema con la cantante Nerea Rodriguez fue vocalmente inestable acabó con gran nivel, sorprendiendo al público y dejando las sensaciones por todo lo alto.

Tras la gran ovación aparecieron los cantantes para interpretar el tema Circle of Life de The Lion King (94), cambiando completamente el color del concierto a algo mucho más alegre y cálido, fue gratificante la sorpresa ver que gran parte de la Franz Schubert Filarmonía también hacía los coros de la canción, transmitiendo así una energía sensacional al público. Y cómo no levantó un gran aplauso. Al acabar Germán de la Riva (barítono) animó al público con un poco de teatralización humorística para relajar un poco el ambiente todavía exaltado por la interpretación anterior.

I See the Light, del filme Tangled (10) fue el dueto interpretado a continuación y el primero de la noche. Con una sincronización y fusión de voces muy especial De la Riva y Tobela hicieron una interpretación enternecedora: hasta este punto del concierto los temas habían sido muy dinámicos, quizás esta fuera la razón por la cual el siguiente tema, El aprendiz de brujo (1897), del largometraje Fantasia, se hizo bastante largo. La interpretación musical era excepcional, pero acostumbrados al ritmo de las canciones anteriores, un poema sinfónico de una duración de prácticamente diez minutos se hacía bastante denso.

Volviendo a los temas en formato canción, el tema How Far I'll Go, de Moana (16), volvió a animar al público y a recuperar ese color cálido y nostálgico. Por si no fuera poca la exaltación con la que acabó el público al finalizar el tema apareció Manu Pilas con la capa de la Bestia para interpretar Evermore y Beauty and the Beast, recibiendo al final una gran ovación por la sublime actuación. Sin bajar para nada el ritmo y mucho menos el nivel la orquesta se volvió a lucir esta vez incluso por encima de la soprano con Brave (12), donde se sintió una fuerza absoluta por parte de los músicos.

Entrando ya en la segunda parte del concierto, la soprano Nerea Rodríguez introdujo un poco el porqué de su gran ilusión para cantar el que era el siguiente tema, Part of Your World de The Little Mermaid (1989). Sin duda ver disfrutar a una orquesta y a una cantante es una de las mejores sensaciones que nos pudo ofrecer este concierto. Pese a la sensación nostálgica en el público mantenida durante todo el concierto, Timón se giró al público y anunció que lo que se interpretaria a continuación era una obra propia para homenajear el Mickey Mousing, técnica muy usada en películas (sobre todo de animación) donde la música sigue la los movimientos en escena. Fue una de las piezas interpretadas más sorprendentes, pese a ser una obra completamente instrumental tenía una escucha muy divertida y dinámica, haciendo que no se rompiera el ritmo del concierto. Además, consiguió enlazar perfectamente su obra con el siguiente tema de la película Pocahontas (95), Colors of the Wind.

Para romper un poco con el color de las dos anteriores interpretaciones De la Riva hizo un poco de comedia con tópicos mexicanos para transportarnos al universo de Coco, que dejó con lágrimas en los ojos a gran parte del público con Remember Me, pero volviendo a animar al público con Un poco loco, de la misma película. Para finalizar con el programa interpretaron de forma inmejorable las canciones de Do You Want to Build a Snowman y Let It Go de Frozen, probablemente la mejor parte del concierto para los más jóvenes.

Tras una enorme y muy merecida ronda de aplausos y ovaciones a los intérpretes, orquesta y director se interpretaron dos bises, el primero con el tema principal de Star Wars (77), haciendo que aunque pareciera imposible la energía del público se desbordara de nuevo y resultara en un par de minutos más de aplausos. Como agradecimiento se interpretó el segundo bis con el tema You Got a Friend in Me de Toy Story (95), una forma muy acertada y nostálgica para terminar este concierto que sin duda fue muy completo, con mucha variedad tanto de estilos musicales como de emociones. Calaron de forma excelente en los sentimientos del público y lo hicieron de la forma más maravillosa, interpretando la música de nuestra infancia de una forma excepcional.

Timón cerró el concierto con un mensaje aprovechando la buena cantidad de jóvenes entre la orquesta y el público: El legado de la música esta en vosotros, los jóvenes y con un poco de suerte, alguno de los niños y adolescentes entre el público opten por escoger el camino de la música. Inmejorable manera de terminarlo.

Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario