Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
32.386
BANDAS SONORAS
6.807
COMPOSITORES
6.949 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

¡NO ESCUCHES A HANS ZIMMER!

17/09/2021 | Por: Conrado Xalabarder

Sé que es una batalla que tengo completamente perdida pero sabiéndolo me lanzo a ella con más empeño: nadie debería escuchar la banda sonora (ya real) de Dune antes de ver la película: a quien no le guste lo que ha hecho Zimmer en el filme tampoco le va a gustar lo que hay en el CD, y eso es lo que se ahorra (el doble sufrimiento), pero es que entre aquellos que sí aprecien lo que sucede en la película también habrá a quienes no les diga nada o les aburra la música aislada. Así pues, antes de disgustos y frustraciones... ¿no es mejor empezar por la película, conocer el todo de la música -que es música + mil cosas más, no solo imagen- y luego, si se tiene ganas, pasar ya al CD?

No es una cuestión baladí, porque la escucha de lo que se considera un disco aburrido, denso o espeso condiciona de algún modo o incluso estropea la entrada en la película, en este caso la llegada al Planeta Arrakis. Esto podría decirse de cualquier película, pero no es exactamente así, porque Dune no juega las mismas cartas que, por ejemplo, Gladiator o tantas otras películas del compositor. Creo que si ahora recomendase lo mismo sobre Dunkirk a una nueva generación de espectadores, la mayoría de los que leéis esto me daría la razón, porque no tiene mucha gracia escuchar su banda sonora, poco se va a encontrar en ella. En la película está todo su sentido, con lo de la música destruida que en su día defendí y Zimmer corroboró.

En 2016 publiqué dos editoriales seguidos muy radicales, Prohibir la música (I) y Prohibir la música (II) -títulos retóricos, ¡no literales!-; en el primero exponía las razones por las que creo que las ediciones discográficas de bandas sonoras han hecho daño a la música de cine y el segundo versaba sobre los conciertos. Del primero me gustaría rescatar algunos postulados que sigo manteniendo (otros los he ido ponderando):

  • "Cuando la música de cine es arrancada del lugar al que pertenece -la película- y puesta en un CD, deja de ser cine y queda solo como música"
  • "En un CD el oyente elige lo que quiere o no quiere escuchar, mientras que en la película el espectador lo recibe todo sin que tenga margen de elección. En un CD el oyente tiene control sobre la música; en el cine, es la música la que tiene control sobre el espectador".
  • "Una inmensa mayoría de gente está convencida que la música de cine es un CD, que un CD es una buena o mala banda sonora (...) En el mejor de los casos, si se les hace ver de buenas o malas maneras que el sentido de la música está en su película, algunos acceden a entenderla y valorarla buscando la música de ese CD en la película y comentando a lo más lo bien que la adorna, la acompaña, se encaja, y demás banalidades. Como resultado, el cineasta que es el compositor de cine se convierte en empapelador o gondolero de la película"
  • "La mejor música de cine no es la más buena, sino la más útil. ¡De nada nos sirve una estupenda música si allá donde debe aclarar confunde!. En un CD la utilidad no existe porque no existe película"
  • "La fuente para entender y explicar una música de cine es la película. Es mucho más complejo y laberíntico, pues hay que verla y no solo escucharla, y saberla seguir y desencriptar y estructurar"

Son argumentos todos estos que no van en contra de que existan ediciones de bandas sonoras, pero sí subrayan los daños colaterales que pueden generar. A mi me da pena ver a compositores alegrándose y no poniéndose furiosos cuando sus admiradores muestran todo su interés en sus músicas pero absolutamente ninguno por ver sus películas, que es donde se han dejado varias capas de pieles y desvelos por hacer algo que valga la pena. Lo lamento pero les disculpo porque en muchos casos saben que nada pueden hacer para llevar a la gente a ver sus películas, así que se conforman con los aplausos del desconocimiento. Pero en Zimmer y en Dune no se da esa posibilidad porque la apabullante mayoría sí va a ver la película. Gustará o no gustará, eso es libre de cada persona y completamente respetable, pero como la de Dunkirk no es una música que se comprenda sin el resto de la película y conocerla antes rompe la magia del encuentro con las tribus de Arrakis. Tengo la batalla completamente perdida, pero no me rindo: ¡empezad por la película, no escuches a Hans Zimmer, vedlo primero actuar en el filme!

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 303
Siguiente
10/09/2021 | Por: Conrado Xalabarder
El lanzamiento del álbum The Dune Sketchbook antes del estreno del filme es una táctica de márketing pero contraproducente.
03/09/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Un artículo publicado por Lucas Kendall, responsable de Film Score Monthly, expone aparentando no querer hacerlo miserias familiares de Jerry Goldsmith.
02/09/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Mikis Theodorakis, el compositor griego más universal, fue también un músico comprometido con el mundo que le tocó vivir. Hoy ha muerto.
27/08/2021 | Por: Conrado Xalabarder
La próxima semana arranca una nueva temporada que incluirá la celebración de nuestro 20 aniversario, la puesta en marcha de un podcast o los festivales, entre otras muchas cosas. En todo estaremos con más pasión que nunca.
20/08/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Hubo una época en la que contar con Ryuichi Sakamoto daba pedigrí y prestigio, era un sello de distinción, gustaba a cinéfilos y no cinéfilos, pero ese tiempo ya quedó atrás.
de 0 a 5 Editoriales de 303
Siguiente