Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
30.391
BANDAS SONORAS
6.409
COMPOSITORES
6.583 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

REY ARTURO: LA LEYENDA DE EXCÁLIBUR

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Pemberton, Daniel
Sello: WaterTower
Duración: 91 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: King Arthur: Legend of the Sword
Director: Guy Ritchie
Nacionalidad: EE UU
Año: 2017
ARGUMENTO

Arturo es un joven intrépido que dirige a su pandilla por los callejones de Londonium. Tras sacar la espada de Excalibur, deberá aprender a manejarla y unir al pueblo para derrotar al tirano Vortigern, quien robó su corona y asesinó a sus padres antes de convertirse en rey.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
5
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Banda sonora en la que el compositor fusiona música que evoca la época medieval con sonoridades modernas, industriales, con percusiones, orquesta, electrónica y guitarras. Es una mezcla algo bizarra pero que se aplica para generar un giro sorpresivo con aquello que puede esperarse en este tipo de filme. Hay mucha música para el acompañamiento y el énfasis de la acción, en algunos de los temas integrando incluso el sonido del aliento humano, instrumentos étnicos y mucha agitación. Se compensa con un himno como tema principal y melodías heroicas más ortodoxas. Es interesante en lo experimental y en lo que tiene de atrevida, pero es una banda sonora que carece de solidez estructural y que finalmente resulta en exceso dispersa e inconcreta, y también monótona.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: jewen (Jesé Cabezas)
Fecha de publicación: 17.08.2017
Guy Ritchie no es un director convencional, y su manera de hacer cine es un claro reflejo de ello. Pero donde ha dado en el clavo es en hacer migas con un compositor que también se sale de lo habitual, que como él tiene su propio sello, su propias formas.
Esta combinación fue un gol por toda la escuadra en “The Man From UNCLE”, una de las mejores y más inesperadas bandas sonoras del 2015, y vuelve a ser imprescindible en esta “King Arthur: Legend of the Sword”.
Es una película de fantasía medieval sí, pero está narrada al estilo Ritchie, esa metodología que juega con el tiempo, con el antes y el después mientras a la vez te cuenta el ahora. Es rápida, amena, inteligente y divertida. Y es comprensible que lo que funcionara tan bien en una película de espías de mediados de los 60 no sea tan efectivo para el gran público cuando lo que tienen enfrente es nada menos que la machacada historia de la espada mágica Excalibur.
Pero este trabajo es ante todo cine de autor, arriesgado porque hablamos de un presupuesto colosal y unos valores de producción de primera categoría. Un trabajo hecho con un mimo y unas ganas tremendas, ganas y diversión que transmiten los mismos actores, quienes están para mucho más que cobrar el cheque.
Daniel Pemberton se vale de un anacronismo musical para terminar de aportar lo que ya de por si es capaz de percibir el espectador mediante las imágenes. Es en su mayor parte una partitura difusa, oscura y ambiental que refleja el estado de decadencia en que se encuentra esta Inglaterra de fantasía bajo un reinado de terror.
Eso me parece todo un acierto ya que esa oscuridad musical permite que las dos canciones originales que suenan durante el desarrollo del film (The Politics & The Life; The Devil & The Huntsman) tengan una fuerza narrativa descomunal.
Y no menos los temas aplicados al personaje de Arturo como único Rey (Legend of the Sword; Destiny of the Sword; The Coronation) o el bello tema para Arturo/Excalibur (The Born King; The Legend of Excalibur; The Power of Excalibur) que refuerza la idea de que ambos son la misma entidad, hombre y arma unidos por ese poder ancestral.
Lo más triste de todo es saber que este sensacional acercamiento al mito de Arturo no se verá recompensado con secuelas que puedan terminar de desarrollar al resto de personajes secundarios, que siendo como son una muleta narrativa en esta historia de orígenes, su aportación es imprescindible para la evolución del personaje de Arturo de casi gangster a rey.
No me saldrán pelos en la lengua por afirmar que esta es una de las mejores bandas sonoras del año, y no porque sea poco ortodoxa o arriesgada (que lo es), sino porque es la banda sonora que necesitaba la visión de Ritchie. El trabajo de Pemberton es la película, es una banda sonora de autor para una película de autor. Y eso es a fin de cuentas lo que verdaderamente importa.

PD: Para aquellos que se les pase por la mente que esto es otro producto que sigue el arquetipo made in Media Ventures, con los BRAAMM y los BOOM….pues no viene mal informarse un poco más.

King Arthur - In The Studio - Making Of The Score - Daniel Pemberton - Abbey Road Studios [Official]
https://www.youtube.com/watch?v=0eIcwbeMhlM
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Pepito Grillo
Fecha de publicación: 17.08.2017
"Visceral sounds", "I wanted the score to sound unusual". Hace unos días estaba viendo un vídeo en el canal de youtube de JunkieXL (creo que sobre la banda sonora de Dark Tower) y uno de los comentarios que más me llamo la atención fue cuando dijo (no me lo tomes literalmente) "Para cada score intento tener dos o tres sonidos nuevos. Algo que nadie más tenga con lo que podamos diferenciarnos del resto".

En el caso de Junkie son sonidos más procesados y no necesarialmente tienen un sentido en la película, pero al final del día la filosofía me parece la misma, lo que querían conseguir con la banda sonora era el sonido, el "soundscape"; en definitiva, el famoso "underscore" que plaga los trabajos de los señores de Remote Control Productions.

No quiero decir que sea algo negativo buscar un sonido diferente, al contrario; pero los medios utilizados son independientes (a mi juicio) de la música en sí, y en este caso no percibo diferencias significativas, tanto a nivel estructural como en el estilo de la composición, con los señores que acabo de mencionar.

PD: Ni me había fijado que el director era Guy Ritchie y, aunque a posteriori si que pueda ver por donde van alguna similitudes, no creo que lo hubiera adivinado sin mirarlo. No soy el mayor seguidor de su trabajo (sólo he visto Snatch y Lock, Stock and Two Smoking Barrels), así que "mea culpa" en eso, pero para mi gusto -lo que queda de- su estilo no acaba de funcionar en la película.
Responder
Usuario: jewen (Jesé Cabezas)
Fecha de publicación: 17.08.2017
Esa filosofía lleva presente desde hace décadas. Algunas bandas sonoras tan miticas como Blade Runner funcionan en la película como “soundscapes”, son músicas ambientales, que ayudan al espectador a introducirse en el mundo o historia que plantea la película pero que carecen de objetivo narrativo.
Ejemplos notorios más recientes son los trabajos de Johann Johannson para Sicario o Arrival.

La cuestión es quién está detrás de esos estilos musicales, y me vas a perdonar pero la realización de Junkie XL (por mucho que yo defienda Mad Max o Batman v Superman) no tiene, o al menos no ha demostrado tener, recursos musicales y versatilidad que rivalicen con gente que sabe más que programar música, como bien lo demuestra el caso de Daniel Pemberton. Las bandas sonoras que defiendo de él son honestamente una extensión de Zimmer, que sin llegar a su altura son destacables en algunos aspectos, pero nada más.
Solo hace falta que comparemos The Dark Tower con King Arthur y la diferencia (aunque el fin sea parecido) musicalmente es abismal.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Pepito Grillo
Fecha de publicación: 16.08.2017
Ya había escuchado esta banda sonora cuando se estrenó en Estados Unidos (allá por Mayo) y mis primeras impresiones fueron que se trataba sencillamente del mínimo común denominador de lo que se espera de la música de un blockbuster veraniego actual.

Por ciertos motivos me he visto arrastrado al cine para ver la película y... más o menos lo esperado: "underscore", efectos de sonido, "BRAAAMS" y poco o nada que ofrecer musical o narrativamente; diría que llegando a ser bastante molesta en varios puntos. Espero no ser yo el único que no aguanta este tipo de dejadez. Quizás parte de la culpa la tenga también la película...

Y sí, contra todo pronóstico, la película en sí es incoherente, innecesariamente oscura y recargada, penosamente escrita y dirigida; en resumen, muy mala. Me pregunto si puestos a ver una bazofia hubiera sido mejor ir a por los emojis y al menos poder cerrar los ojos, ignorar las voces y escuchar música decente.

0/10, tanto la película como la banda sonora resumen muchos de los problemas del cine "mainstream" actual. Espero con ganas a que esta burbuja sin sentido colapse (en algún momento la gente se cansará, ¿no?) y la industria pueda volver a empezar.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar