Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 22 YEARS ON INTERNET
36.217
BANDAS SONORAS
7.826
COMPOSITORES
7.460 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

LA CRÓNICA DE UN OCASO

28/03/2024 | Por: Conrado Xalabarder

Esta semana se ha estrenado el documental Los intocables de Carles Cases (24), cuyo bienintencionado título tiene un reverso oscuro del que se ha de hablar. La película, de Matías Boero Lutz, es excelente. Repasa la trayectoria de Carles Cases en tres bloques de media hora: el primero dedicado a sus primeros años y su asociación con Lluís Llach, el segundo su carrera en el cine y el tercero su hundimiento y el comienzo de una afortunada recuperación. Cases es un compositor extraordinario, uno de los mejores de nuestro país, pero ha sufrido una falta de reconocimiento brutal en España y especialmente en Catalunya. Este documental muestra sus claroscuros, no es hagiográfico ni esconde aspectos delicados aunque tampoco expone todas las razones por las que dejó de hacer cine, siendo la principal que se explica su ruptura con Ventura Pons tras diecisiete películas y por decirle que no le gustaba su cine:

Es cierto que yo le reía todas las gracias. Quiero decir, que: 'sí señor, sí señor'. Nunca fui yo mismo, el Carles que dice: 'Eh, hasta aquí hemos llegado'. Con él eso no lo practiqué, con él practiqué el 'sí señor', igual que hacen la mayoría de los compositores: 'sí señor' y todo eso. Y el día que no le dije 'sí señor' se acabó, se acabó la relación tanto en lo personal como en lo profesional.

Es posible que esa haya sido una de las razones pero seguro que la ruptura, que en el documental se compara con la de Herrmann/Hitchcock cuando no tienen absolutamente nada que ver, no es la explicación. En primer lugar porque no ha sido el único de su generación en dejar de hacer películas (Ángel Illarramendi, Eva Gancedo...), lo que tiene que ver con el hecho de que sus directores habituales hayan dejado de hacer películas. En segundo lugar son importantes la actitud y la diplomacia frente a opiniones de quienes no son compositores pero tienen algo que decir sobre la música que están pagando. Es algo profundamente irritante, doloroso y afecta a casi todos los compositores, pero es un peaje por el que hay que saber pasar y aceptar, y nada hay más perjudicial que tener la etiqueta de compositor conflictivo y no fácil. Carles Cases, que está muy por encima de la gran mayoría de quienes trabajan actualmente, es visto con recelo en la profesión: cuando se me han pedido sugerencias de compositores y he mencionado su nombre -y lo he mencionado varias veces- esa ha sido la respuesta que he obtenido. Da exactamente igual que pueda ser el mejor músico: un carácter difícil cierra más puertas que las que abre el mejor de los talentos.

No sin razón Cases expone que la americanización de los modos de hacer música en Europa perjudica el tipo de música con la que él se significa, pero hay aún mucho cine que necesita de los caviares musicales que él elabora. Eso sí, hay que saber moverse para llegar a ese cine, y creo que Cases, como otros compositores de su nivel, no ha sabido moverse ni venderse, ni buscar sus clientes potenciales. Tampoco ha sabido encontrar a quienes lo hagan por él porque en el mercado europeo hay directores que estarían encantados de contar con su música en sus películas pero la realidad es que nadie conoce quién es Carles Cases. Si este documental ayuda a reabrirle las puertas será maravilloso porque el cine necesita música de la calidad que oferta Cases.

EL GRAN ENGAÑO

Y ahora lo peor. Nadie más va a señalarlo por cobardía, por preferir malabarismos circenses para justificar lo injustificable o por puro desconocimiento, pero hay algo inaceptable que voy a denunciar sobre este documental, por una cuestión de principios elementales. Algo que además viene sucediendo nada menos que desde la primera película del compositor, Havanera (93): la apropiación de un tema musical de Ennio Morricone de The Untouchables (87), sin acreditarle. Concretamente, este tema que Cases versiona así en la banda sonora, o así en uno de sus muchos conciertos. Sea plagio o sea homenaje, versión o arreglos, la autoría de Morricone es tan evidente que obliga a ser acreditada. Ya en su momento, hace muchísimos años, le dije que no la tocara en sus conciertos sin citar a Morricone pues mucha gente pensaría que era música suya. Pues bien, hace unas semanas el director de la película tuvo la gran gentileza de invitarme a participar en una tertulia tras el estreno del documental, lo que le agradezco públicamente. Le contesté que antes quería ver el documental. Ni me contestó. Debió pensar que yo era arrogante pero lo que fui es cauto y prudente. Y acerté para fortuna suya porque la tertulia podría haber resultado muy movida: en el documental vuelve a sonar este tema durante una charla con un amigo y tocada en el funeral en memoria del sacerdote Pere Casaldáliga. Es música de Ennio Morricone, no es de Carles Cases. Creo que si Cases reivindica para sí mismo la integridad artística del compositor debería respetar la ajena. Me pregunto qué pensaría si otro músico interpretara en sus conciertos o incluyera en una banda sonora uno de sus muchos maravillosos temas haciéndolo pasar como propio. Quizás sean con este tipo de comportamientos con los que las puertas del cine también se cierran.

Pero hay más: en la escena final del documental Cases toca otro tema de Morricone (sin acreditar), uno de Once Upon a Time in America (84) en una escena especialmente emotiva por la participación de su madre leyendo un poema. Tiene lo suyo que un documental sobre el músico y compositor Carles Cases y con la presencia de su madre se cierre con música de Morricone (sin acreditar), puede haber sido una torpe decisión del director, pero ni eso justifica que no se mencione a Morricone. Desde luego no puede alegarse que se trate de una música que todo el mundo conoce e identifica con Morricone porque muchísima gente no la conocerá e identificará erróneamente con Cases, y las autorías se han de acreditar. Y hay aún algo peor: en créditos finales aparece la lista de temas interpretados por Carles Cases, sin mención alguna a Morricone. ¿La productora del documental es conocedora de esto? ¿Sabe a lo que se expone si quienes llevan -y muy rígidamente, por cierto- los derechos de las músicas de Morricone se enteran?. ¿Carles Cases no les ha avisado ni indicado que esas dos músicas no eran suyas? Los responsables de la omisión de Morricone en créditos son en todo caso la productora y el director.

Cases no tiene ninguna necesidad de recurrir a Morricone, es un sinsentido, tiene un vasto repertorio propio digno de ser admirado y celebrado, pero apropiarse de un tema ajeno y pasarlo como propio sería más comprensible hecho por un mediocre que no por un genio. En cualquier caso, los intocables no son de Carles Cases. Son de Ennio Morricone.

Compartir en
 
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Ismael Peral
Fecha de publicación: 02.04.2024
'Los Intocables' de Carles Cases es una composición para el film de Brian De Palma que realizó en directo por el 2007. Fue una experiencia magnífica. El hecho de que haya realizado algunos de sus temas con una clara influencia de morricone no quiere decir que él no lo haya compuesto. Ha interiorizado tanto su música que ahora ha pasado a ser parte de la suya.

No veo un reverso oscuro ni su ocaso (fuera del cine sigue componiendo piezas magníficas). Tampoco entiendo la denuncia cuando él, de manera audible lo anuncia a los cuatro vientos. Es más que aceptable que honre a Morricone de una manera tan reconocible y además forme parte de su música. No me hace falta que me lo diga o escriba en unos créditos. Vangelis dijo basarse en un bolero para el tema de amor en Blade Runner... Horner tuvo muy presente a Arvo Part... Williams a Shostakovich... Herrmann a Bruckner... y podría seguir con muchísimos grandes compositores que no acreditaron sus influencias adaptando sus obras.

Carles Cases es posiblemente uno de los grandes compositores europeos actuales y también de los más honestos con su música. No un plagiador.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Conrado Xalabarder
Fecha de publicación: 02.04.2024
Hola, Ismael. Te honra mucho tu defensa pero es insostenible. El "robo" del tema de The Untouchables se produjo muchíiiiisimo antes que lo de 2007: en 1993 y en su primer filme: Havanera. No hay discusión ni debate posible. Basta con comparar los temas y si quieres -como indico- hacer malabarismos circenses para justificar lo injustificable.

Tu afirmación "Ha interiorizado tanto su música que ahora ha pasado a ser parte de la suya." es básicamente justificar un robo.

Por ocaso me he referido a su hundimiento profesional: si tanto le admiras supongo que estarás al tanto de sus declaraciones en TV3 donde afirmó haber pensado en suicidarse y que no tenía absolutamente nada. Si eso no es ocaso...

Sobre ese programa de Tv3 publiqué dos editoriales: https://www.mundobso.com/editorial/devastador-cases y https://www.mundobso.com/editorial/indiferencia-global. En MundoBSO fuimos LOS ÚNICOS que denunciamos abiertamente que lo que le estaba pasando era inaceptable. El resto MIRARON A OTRO LADO. Lo que pasa es que sí incorporamos un elemento crítico con él, lo que fue suficiente para que dejara de hablarme. Lo que él cuenta sobre Ventura Pons, pues como que lo mismo!

Lo de Vangelis, Williams etc no te lo compro: no estamos hablando de inspiraciones sino de apropaciones.

Desconozco si has visto el documental, pero si no lo has visto cuando lo veas comprobarás que no faltamos a la verdad: es el tema de The Untouchables del que se apropió en 1993 y cierra con el tema de Once Upon a Time in America. EL MISMO. Aquí -como he señalado- puede deberse a una torpeza del director. Pero las músicas que no son propias se acreditan. Aquí y en Pernambuco. Es lo ético y además es lo obligado. Mucho me temo que si los que gestionan el legado de Morricone lo saben (y será fácil que lo sepan en cuanto el documental llegue a alguna plataforma) puede que pongan en muy serios apuros a la productora. El uso de músicas ajenas se ha de acreditar. Es lo obligado y lo ético.

¿Te parecería bien que alguien pasara como propio un tema de Cases porque "ha interiorizado tanto su música que ahora ha pasado a ser parte de la suya"?

En ningún sitio del mundo verás más obra comentada (y elogiada) de Carles Cases que en MundoBSO. En ningún sitio. Pero al sentido crítico no renunciamos. Porque si usar sin permiso ni acreditación dos temas de Morricone le pone en problemas judiciales no será culpa de MundoBSO sino de todos los palmeros y aduladores que le han rodeado sin advertirle que las cosas no funcionan así en el Siglo XXI
Responder
Usuario: Ander Benin
Fecha de publicación: 08.04.2024
El que diga que no hay discusión ni debate posible, no implica que que sí lo haya; porque puede darse el caso de que su información esté sesgada e incluso alterada en un esfuerzo por vencer la animadversión con un enfoque “objetivo “. Al menos, es la sensación que usted da.
En lo que respecta a la apropiación que con tanta vehemencia asegura; el compositor, en todos los conciertos donde ha tocado la pieza, siempre explicado previamente a la audiencia la procedencia y el homenaje a uno de sus principales maestros consagrados que realizó en el inicio de su carrera. Jamás ha ocultado ni negado la procedencia, es más, siempre ha informado de motivo sin que le inquirieran. ¿Puede ser que usted esté equivocado y haya sobredimensionado un aspecto que ha malinterpretado?
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
 
de 0 a 5 Editoriales de 448
Siguiente
12/04/2024 | Por: Conrado Xalabarder
Hubo a principios del Siglo XX un pianista que se malganaba la vida tocando por la noche en los burdeles para amenizar la elección de los clientes y que, sin saberlo, fue pionero en el arte que hay en la música de cine.
05/04/2024 | Por: Conrado Xalabarder
Hablar sobre The First Omen obliga a mencionar a Jerry Goldsmith o al menos al Ave Satani. Es del todo incomprensible que no sean pocas las críticas que se están publicando sobre la película y que no hagan ni una sola breve mención a la música.
22/03/2024 | Por: Conrado Xalabarder
Los niños de Winton celebra la gesta de un benefactor de la Humanidad. Pero del mismo modo que Morricone y Williams estuvieron a la altura de otros benefactores, no es el caso con Volker Bertelman.
15/03/2024 | Por: Conrado Xalabarder
El cine es un medio que se le resiste a Bear McCreary, allá donde reina cómodamente en el medio televisivo y en el del videojuego. Es extraño y no hay argumentación que pueda explicar por qué, pero es lo que le sucede.
08/03/2024 | Por: Conrado Xalabarder
La noche del domingo al lunes Ludwig Göransson recogerá con toda probabilidad su segundo Oscar, por la película Oppenheimer, y se habrá perdido la oportunidad de volver a ver a John Williams subiendo a un escenario que no pisa desde hace ya 30 años.
de 0 a 5 Editoriales de 448
Siguiente