Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
30.188
BANDAS SONORAS
6.367
COMPOSITORES
6.533 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

PRESCINDIR DEL COMPOSITOR

26/06/2020 | Por: Conrado Xalabarder

El crédito es un telefilme coproducido por Focus, TVE y TV3 donde se ha decidido no contar con un compositor y sustituirlo por librerías musicales, con resultado sonrojante. Se trata de una adaptación de la exitosa comedia teatral del dramaturgo Jordi Galceran, estrenada en los escenarios en 2013, que se sustenta en una ágil batalla dialéctica entre un hombre que acude a una sucursal de banco para solicitar un crédito y el director de la sucursal, que se lo niega. El telefilme ha sido dirigido por Albert Folk y Joan Riedweg y grabado simultáneamente en catalán para TV3 (con Jordi Bosch y Pere Ponce de protagonistas) y en castellano para TVE (con Carlos Hipólito y también Pere Ponce) El pasado miércoles se emitió en la cadena catalana la primera de las dos versiones y próximamente podrá verse en castellano en toda España.

Quien quiera comprobar cómo una mala música (y además mal aplicada) puede dañar una comedia, debería ver este telefilme. No es malo acudir a las librerías musicales si es para parchear o insertar matices ambientales, pero no se justifica en una comedia de altos vuelos con actores de primera a los que se impone un apoyo tan pobre. Es como servir el mejor vino en un vaso de plástico, y los primeros en pedir explicaciones deberían ser los propios intérpretes, pues la música enlatada afecta perjudicialmente sus actuaciones. No es solo que allá donde ellos son dinámicos y divertidos la música sea aburrida y sosa o que donde hacen evolucionar la trama la música sea estática, ni por supuesto que no haya maridaje entre buenas actuaciones y muy mala música, sino también que el conjunto de la película se ve lastrado por una música que suena siempre parcheada pero nunca integrada, que no sintoniza, ni avanza, ni se transforma, ni crece ni eclosiona, ni matiza ni nada de lo que podría haber hecho un compositor convertido en storyteller, en cineasta, en co-partícipe de la construcción de una película como lo son el director de fotografia, el decorador, figurinista o sonidistas...

No haría falta tener que mencionar películas como Sleuth (72), con banda sonora de John Addison en la que la música aporta muchísimo al conjunto del filme tanto en lo que se refiere a impulsar la dramaturgia como sobre todo a dar categoría y prestancia a dos actorazos como Olivier y Caine, con los que se iguala. A Mankiewicz no se le habría ocurrido emplear librerías musicales, y de hecho no encontraremos buena comedia (ni película) que lo haya sido con ellas, porque la música es un elemento interno, orgánico, que un compositor crea desde dentro.

Recurrir a librerías musicales para hacer una película es una cutrez y un desprecio a la labor del compositor como creador no solo de emociones sino de sinergias dramáticas y narrativas. ¿Qué razón hay para ningunearle y confiar el trabajo a una empresa de librerías musicales que lo mismo podían haber colocado las músicas vendidas en un anuncio de chorizo? Para parcheos concretos, de acuerdo... ¿pero para toda una película? Que una empresa privada como Focus quiera vender gato a precio de liebre es una cosa, pero otra bien diferente es que entidades públicas como TVE y TV3 no sean exigentes con la calidad del producto que financian. TVE aún está a tiempo de exigir música buena e integrada en esa película, y demorar su emisión a que se arregle el desastre. Si no se pone un cortafuegos a este tipo de prácticas el futuro puede ser muy oscuro para los compositores pero también para los grandes guiones e interpretaciones si se les condena a resultar daminificados por música enlatada y mala.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 248
Siguiente
18/09/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Las apariencias, en la música de cine, también engañan. Algunos compositores recurren a ellas sin necesidad, otros por necesidad, pero si apariencia y realidad son diferentes se crea una suerte de burbuja que cuanto más se infle más daño puede hacer.
14/09/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Que en las peores circunstancias un festival como MOSMA logre cumplir sus objetivos es motivo de celebración, de respeto y de tributo.
10/09/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Según Gerard Schurmann, Maurice Jarre no fue el autor real de la música de Lawrence de Arabia. Si fue así, es una sorpresa y una decepción poco asumible.
04/09/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Un debate apasionante alrededor del uso del sonido en Tenet obliga a revalorizar y apreciar el sonido y los efectos sonoros como parte fundamental de la creación cinematográfica.
28/08/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Hay dos vertientes en la música de Tenet, una evidentemente positiva pero otra que pone en riesgo la música de cine tal y como siempre la hemos entendido.
de 0 a 5 Editoriales de 248
Siguiente