Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
29.093
BANDAS SONORAS
6.142
COMPOSITORES
6.355 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

CANTAR PARA JAMES BOND

14/02/2020 | Por: Conrado Xalabarder

Ya se conoce la canción del nuevo filme de James Bond, No Time To Die, y se ha abierto debate sobre si es adecuada o no, una tradición que sucede con cada entrega, aunque no siempre fue así. Al menos hasta mediados de los ochenta las canciones eran aceptadas y bienvenidas sin cuestionamientos ni polémicas. Hay que entender que exceptuando las películas musicales no existen otros filmes donde las canciones formen parte tan identitaria e importante, y además son un ritual esperado por el público y por tanto obligado para los creadores. Expuestas en créditos iniciales, en la forma de tema inicial, y acompañando unos diseños como los memorables de Maurice Binder y sus imitaciones son ya parte de la Historia del Cine. Solo We Have All the Time in the World estuvo fuera de esa ubicación y, salvo excepciones, la mayor parte de esas canciones tenían el mismo título que la película, para establecer una identificación más rotunda y absoluta: From Russia with Love, Goldfinger, Moonraker, For Your Eyes Only...

En 1989 con Licence to Kill se rompió la tradición de que el compositor de la banda sonora fuera también el autor musical de la canción, lo que estética, estilística y también dramáticamente otorgaba una gran coherencia y unidad de criterio. Tanto es así que incluso la excepción a esa tradición, Live and Let Die, tuvo el aura de The Beatles con George Martin como compositor y Paul y Linda McCartney como autores de la canción. Pero a partir de Licence to Kill esa unidad canción/música instrumental comenzó a quebrarse, y no siempre para bien: David Arnold, por ejemplo, solo hizo dos canciones en las cinco películas en las que participó y Thomas Newman ninguna de las dos.

Parece pues que desde el momento en que se disoció la autoría de la canción y del conjunto de la banda sonora (que obviamente forman parte de lo mismo) empezaron a producirse los desapegos y las discrepancias. No todas las canciones, por supuesto, han sido polémicas, pero ¿cuántas de ellas no tienen nada que ver con el resto de la música del filme o ni siquiera han sobrevivido al paso del tiempo? Porque de las antiguas, al menos, ninguna ha sido ni objetada ni olvidada. Lo que vaya a suceder con la de Billie Eilish el tiempo lo dirá.

(consulta aquí los resultados de la encuesta que hicimos hace un par de años sobre las canciones de James Bond)

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 220
Siguiente
26/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
MundoBSO activa una nueva prestación, el MundoBSO Café, donde convocar para videoconferencias grupales a los aficionados y también a los profesionales.
20/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
A pesar de lo que opina Morricone, compartir música con los vecinos es una manera de salvarlos en unos días tan extraños y agobiantes como estos.
13/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
Es bastante previsible que la crisis mundial del Coronavirus (COVID-19) también impacte dramáticamente en la música de cine. En estos tiempos es fundamental ejercer y exigir la responsabilidad.
06/03/2020 | Por: Conrado Xalabarder
¿Puede una música de máxima calidad ser una banda sonora menor en la trayectoria de un compositor? Lo comentamos a propósito de la versión extendida de The Swarm, de Jerry Goldsmith.
28/02/2020 | Por: Conrado Xalabarder
La marcha de Spielberg de la nueva entrega de Indiana Jones hace suponer que Williams tampoco estará. ¿Puede el arqueólogo del látigo existir sin Williams?
de 0 a 5 Editoriales de 220
Siguiente