Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
31.639
BANDAS SONORAS
6.693
COMPOSITORES
6.847 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

¿DÓNDE ESTÁ DOYLE?

09/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder

Patrick Doyle se posicionó durante más de dos décadas en la primera línea de entre los compositores más admirados pero ahora ya no queda apenas rastro, apenas hace películas y cuando se habla de él se rememoran mucho más los tiempos pasados que los presentes y casi nadie confia en lo que depare en el futuro. El pasado martes cumplía 68 años. Con su edad, su trayectoria y su talento debería en justicia estar rechazando películas por falta de tiempo, pero salvo con Kenneth Branagh apenas trabaja en el cine: en 2019 no hizo ninguna película y tan solo una en 2021, la adaptación de Branagh de Death on the Nile por la que todos sus seguidores estamos apostando -ciertamente no muy esperanzadoramente- que pueda suponer su resurrección. Es un compositor inmenso, creador de músicas exquisitas, sólidas, capacitado para llegar a las audiencias a la vez que levantar películas pero, salvo algún problema personal que desconozco, todo apunta a que la industria del cine (de Hollywood) no tiene ningún interés en él.

Como también sucedió con George Fenton, Doyle se fue a Estados Unidos a buscar mejores horizontes profesionales (y sobre todo económicos, pues el cine europeo no es muy boyante en honorarios), siguiendo el rastro de tantos que cruzaron el Océano y encontraron su lugar, oportunidades y éxito: Barry, Delerue, o más recientemente Desplat, Zimmer o Göransson, entre otros. Fenton pudo trabajar durante un tiempo en ambos lados del Atlántico: en el Reino Unido por presupuestos mucho menores pero en mejores proyectos, y en Estados Unidos en películas comerciales pero muy bien pagadas, tal y como él me lo explicó en persona. Doyle, instalándose en Los Ángeles, ha perdido los mercados europeos: apenas ha hecho nada en Reino Unido -exceptuando con Branagh- y ninguna película en Francia en diez años.

Lo que ha sucedido en su carrera desde que llegó a Hollywood se resume en una caída en picado, decadencia, pérdida de identidad y especialmente de visibilidad. En su día me dijo exactamente lo mismo que Fenton, que esa era su meta: trabajar en USA y en Europa. De Fenton lamentablemente ya no sabemos apenas nada (en ninguno de los dos lados del Atlántico) y Doyle hace tiempo que se ha ido invisibilizando. No es el único que ha sido fagocitado por esta cruel industria insensible al arte, pero sí uno de los más damnificados. No tengo muchas esperanzas de que Death On the Nile recupere al Doyle que todos anhelamos recuperar, pero tampoco hay otra opción a la vista, al menos de momento, para que vuelva a ser visible y sepamos en qué lugar está.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 284
Siguiente
14/05/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Un comentario de Billy Wilder sobre el uso de una música en una escena de un film suyo evidencia que no pocas veces los directores con conocen el alcance de sus decisiones.
07/05/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Que una productora cinematográfica pida una cantidad imposible a una discográfica para poder hacer uso del poster de la película bloquea la edición de la banda sonora.
30/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
El gran éxito de audiencia que está teniendo el programa Días de cine clásico, en La 2 de TVE, está ayudando promocionar el interés por la música de cine. Un efecto secundario que beneficia a todos.
23/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Un texto en Facebook publicado por Mark McKenzie expone la cruda y dolorosa realidad que viven no pocos compositores de primera categoría: su invisibilidad dentro y fuera de la industria.
16/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
El futuro pesimista del negocio de la exhibición cinematográfica puede comprometer también a la música de cine como herramienta dramática y narrativa si pierde su control sobre la audiencia.
de 0 a 5 Editoriales de 284
Siguiente