Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
27.637
BANDAS SONORAS
5.857
COMPOSITORES
6.159 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

JOHN DEBNEY NINGUNEADO

16/08/2019 | Por: Conrado Xalabarder

La edición discográfica de bandas sonoras es, ante todo, un negocio, desde luego cuando median propósitos de venta. Un negocio que en no pocas ocasiones va vinculado a una labor casi altruista, de puro amor y pasión por la música de cine. Y quienes se embarcan en él no pocas veces acaban con más pérdidas que beneficios, y si siguen y no tiran la toalla es porque a la postre esas pérdidas las pueden compensar con otras ediciones que sí les den beneficios.

En los años que llevo bregando en esta Cruzada a favor de la música de cine, he oído bastantes veces decir el no debería editarla, pero es que me gusta tanto que quiero hacerlo. Los que editan (no nombraré a ninguno, porque estoy nombrando a todos) son benefactores de la música de cine, aunque solo un porcentaje mínimo de las músicas de cine sean finalmente editadas. Respecto a las major, las multinacionales, seguramente les dé exactamente lo mismo sacar al mercado una banda sonora o un CD del último cantante de moda siempre que les genere beneficios, pero eso es también respetable: no está en los escritos que la edición de bandas sonoras tenga que unirse al amor por la música de cine.

Lo que no me parece tan respetable es lo que sucede cuando aparentemente para hacer negocio y sacar tajada el compositor es casi una molestia, cuando lo que importa es no dar a entender que el CD tiene música sino canciones, y que en todo caso la música pase desapercibida, para no peligrar las ventas. Es lo que ha sucedido con la banda sonora de The Beach Bum, editada nada menos que por Milan, y en cuya portada ni tan solo mencionan a John Debney, el compositor y padre de la criatura: ¿Sucedería con un Williams, un Zimmer o un Morricone?

No es difícil imaginar que en Milan -o quizás la productora del filme- habrán pensado que incluir compositor en la portada puede ser anticomercial, que la gente no va a comprar su producto si asustan a los potenciales clientes señalando que en el disco... ¡hay música y además sinfónica!. Mejor vender el CD y, bueno, una vez la gente lo haya comprado, si además encuentran música, pues… ¡nadie obliga a escucharla! No es una película importante y ni si quiera la música del compositor es relevante, pero la autoría debe ser respetada, un compositor de su talla no debe ser ninguneado. Y serlo es una humillación que ningún compositor merece pero que con estos gestos feos luego son demasiadas las veces que los medios de comunicación favorecen irresponsablemente que se entienda que la tarea de un compositor es menor.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 193
Siguiente
20/09/2019 | Por: Conrado Xalabarder
El salto al cine de John Lunn y su música para Downton Abbey muestra hasta qué punto debería ser importante entender que televisión y cine son medios diferentes.
13/09/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Contestamos unas declaraciones hechas por Carlos Saura en una revista, donde habla de música de cine.
06/09/2019 | Por: Conrado Xalabarder
El duro editorial de la pasada semana no debe ocultar ni solapar las virtudes de una asociación de compositores que debe ser apoyada desde un sentido crítico.
30/08/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Tras recabar nuevas informaciones sobre los II Premios de la Música para el Audiovisual Español exponemos sugerencias de mejora.
23/08/2019 | Por: Conrado Xalabarder
Fimucité ha anunciado que acoge en su programación la segunda edición de unos premios que ocultan una información importante.
de 0 a 5 Editoriales de 193
Siguiente