Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
33.792
BANDAS SONORAS
7.144
COMPOSITORES
7.187 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

LA MÚSICA DE CINE AÚN VIVE

15/04/2022 | Por: Conrado Xalabarder

Desde hace tiempo es habitual leer o escuchar lamentos de aficionados afirmando, a cada estreno o a cada anuncio de nominaciones, que la música de cine ha muerto. Es una reacción emocional respetable que tiene su punto comprensible pero también tiene algo de dramaturgia hiperbólica. Que la música de cine ya no es, en términos globales, lo que era antes es una realidad tan evidente como la de que el propio cine tampoco lo es, pero cine muy bueno sigue habiendo y también hay estupendas bandas sonoras. Ahora bien, tiempos pasados fueron mucho mejores, algo que he lamentado en incontables ocasiones desde MundoBSO, aunque no tiene que ver tanto con la música como con el propio cine. Retrocedamos cincuenta años, a 1972, y recordemos algunas de las películas que se estrenaron: The Godfather, Cabaret, Deliverance, Solyaris, Frenzy, Sisters, Le charme discret de la bourgeoisie, Last Tango in Paris, Sleuth, Viskningar och rop, Sounder, Lady Sings the Blues, Travels with My Aunt, The Poseidon Adventure, Mi querida señorita, A zori zdes tikhie, Jeremiah Johnson, Il Caso Mattei, I racconti di Canterbury... si lo comparamos con la cosecha de este o incluso de los anteriores años pues es efectivamente para romper a llorar, pero es una equivalencia que no se puede trasladar proporcionalmente a la música de cine porque hay mucha mejor música de cine que cine en los tiempos presentes.

Es comprensible que los cambios surgidos a partir de Zimmer o coetáneos generen insatisfacción entre los que aman una idea clásica de la música de cine. Es exactamente lo mismo que sucedió en los cincuenta cuando apareció la generación del jazz (en los sesenta en el Reino Unido), o cuando la electrónica encontró su sitio en el cine, y se hizo comercial y popular. Muchas de esas bandas sonoras fueron denostadas y hoy son consideradas clásicos. Zimmer y coetáneos enriquecen, amplían y diversifican la música de cine cuando firman bandas sonoras buenas, y cuando las hacen malas la perjudican y reducen, exactamente como sucede con todos los compositores.

Fuera de Zimmer y coetáneos, también se ha acusado de matar la música de cine a bandas sonoras que con más tolerancia por lo ecléctico deberían ser aplaudidas: The Power of the Dog es una de esas. Es muy respetable que haya a quien no le guste lo que aporta, pero no estaría de más prestar atención a los argumentos de quienes exponemos por qué sí nos gusta (en mi caso, casi entusiasma), pues hay más inteligencia y profundidad dramatúrgica en esta creación (y el vídeo que hice lo demuestra) que en no pocas espléndidas creaciones sinfónicas que realmente no aportan mucho. Cito solo este filme como muestra, pero la lista de obras ejemplares en lo que llevamos de Siglo XXI es suficientemente amplia como para defender que la música de cine está bien viva, aunque cuantitativamente sea mucho más corta que hace cincuenta años. Basta con querer oir la respiración de la música de cine actual y no cerrarse en prejuicios.

Dicho esto, es más que evidente que estamos en un momento delicado por culpa de una industria (norteamericana, pero internacionalizándose) a la que cada vez interesa menos la música, como venimos manifestando desde hace tiempo, como expone claramente el libro de Stephan Eicke y como en las próximas semanas iremos denunciando en artículos sobre el robo a los derechos económicos y autorales de los compositores, que es flagrante. No, ya no es como antes, pero sigue habiendo compositores y compositoras que están peleando mucho por mantener la dignidad de su oficio, el arte de su aportación, y la bandera del cine hecho con la música, y porque existen y están, en tiempos difíciles, lo peor que puede hacerse es decir y decirles que la música de cine ha muerto. Gracias a ellos y ellas aún sigue bien viva.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 342
Siguiente
27/05/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Hoy Zimmer y Williams estrenan obras y con ambas se resalta lo diferentes que son sus mundos, que de momento coexisten bien en el medio audiovisual. Pero.. ¿será siempre así?
19/05/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Vangelis ha muerto, pero su talento y personalidad musical no ha perdido un ápice de vigencia y se mantendrá bien viva durante generaciones.
13/05/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Hoy, por fin, se estrena en España el documental Ennio: el maestro, un filme histórico porque es la primera ocasión en que un cineasta tributa a un compositor dedicándole un documental extenso y completo. No había pasado hasta ahora, nunca.
06/05/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Tras diez años casi apagado en comparación con las obras que tanto le encumbraran, Danny Elfman recupera en la nueva película de Sam Raimi lo mejor de sí mismo.
29/04/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Los problemas del sector de los compositores en el cine van muchísimo más lejos que su conflicto con la Academia, que es comparativamente casi anecdótico. Cosas que no se conocen pero que deben ser dadas a conocer.
de 0 a 5 Editoriales de 342
Siguiente